Necesaria reforma fiscal: Bancomer

La próxima administración deberá de atender las necesidades financieras del país y de los trabajadores
 (Foto: iStock)  (Foto: Redacción)
México, (Notimex) -

El próximo gobierno deberá trabajar en una reforma fiscal debido a que el contexto actual tiene una mayor presión para el gasto público por pensiones, el costo financiero y las participaciones federales, afirmó el economista en jefe de BBVA Bancomer, Carlos Serrano Herrera. 

#PodcastIDC LAS ÚLTIMAS REFORMAS DEL SEXENIO

Al presentar el estudio "Situación México" correspondiente al cuarto trimestre de 2017, dijo que en el proceso electoral de 2018 “gane quien gane es fundamental trabajar en una reforma fiscal”, pues las pensiones seguirán siendo una presión para el gasto público en el mediano plazo; en tanto que de enero a septiembre de este año representó el 14% del gasto total.

En ese sentido, enumeró las premisas que se deberían incluir en la reforma:

  • Deberá ser de carácter federal y estatal con el fin de que las entidades federativas contribuyan con el cobro de diversos gravámenes como el impuesto predial o la tenencia.
  • Incluir el IVA generalizado debido a que la excepción de alimentos y medicinas es una política regresiva que beneficia a quienes más consume; en tanto que se diseñen mecanismos de protección para las familias que pudieran ser más afectadas.
  • Debería integrar tasas impositivas más altas al consumo y más bajas para la inversión.
  • En materia de pensiones, explicó que una línea de acción sería buscar duplicar la tasa de contribución obligatoria; mientras se fomenta el ahorro voluntario debido a que “la actual tasa en el sistema de cuentas individuales es insuficiente”.
  • Respecto a la propuesta fiscal de disminuir del 35% al 20% de la tasa corporativa en Estados Unidos, el economista señaló que pese a que se apruebe la medida, México seguirá siendo más competitivo en el sector manufacturero dado que los costos laborales son menores y la depreciación del peso hace que sea todavía más rentable el seguir produciendo en el país, por lo que el país no tendría que reducir el ISR a personas morales ya que provocaría una caída de los ingresos tributarios.