OCDE confía en recaudación durante el próximo gobierno

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos sostuvo que “el modesto crecimiento de la economía no ha permitido reducciones significativas de las tasas de pobreza e informalidad”
.
 .  (Foto: Getty)

Para enfrentar “las grandes necesidades sociales de México”, el próximo gobierno podría requerir “una mejor orientación de los gastos y el aumento en la recaudación de impuestos que se mantiene baja”, observó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Consignaron que el incremento de la recaudación puede lograrse ampliando la base impositiva y atajando la informalidad prevaleciente.

En el capítulo para México de su Panorama Económico Mundial, expertos de la entidad sostuvieron que “el modesto crecimiento de la economía no ha permitido reducciones significativas de las tasas de pobreza e informalidad”.

Tras advertir que la informalidad es determinante de la desigualdad que prevalece en el país, explicaron que las ambiciosas reformas estructurales aprobadas en la administración que les antecede tienen el objetivo de impulsar el atractivo de inversión, la productividad y la formalidad laboral. Tres factores que podrían detonar juntos la expansión económica que favorecerá una mejora en las condiciones de los mexicanos.

La organización, dirigida por José Ángel Gurría, detalló que para detonar una expansión mayor de la economía es recomendable mantener un ambiente amigable para los inversionistas.

“Sería importante acelerar la ejecución de las reformas en las áreas clave de la producción en todo el país, así como promover las reformas judiciales que sin duda mejorarán el ambiente para los negocios”.

Según sus cálculos, la disminución de la producción del petróleo continuará siendo un lastre para el crecimiento de la economía mexicana. Y agregaron que “los aumentos continuos de los precios de energéticos han revertido temporalmente el proceso de desinfección que inició en el 2018”.

En el análisis para México, presentado por la OCDE a nueve días de que asuma el cargo el presidente electo Andrés Manuel López Obrador (AMLO), sostuvieron también que “la disciplina fiscal es importante para mantener la relación deuda/PIB en un camino decreciente”.

Inversión, arriba por comercio 

Los expertos de la OCDE mantuvieron sin cambio su expectativa de crecimiento económico para México en 2.2% para este año y 2.5% para el 2019, tal como estaba en septiembre.

Ambas tasas se encuentran por debajo de las expectativas revisadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) que hace menos de 15 días las ubicó en 2.1% para el PIB del 2018 y 2.3% para el del 2019.

De acuerdo con sus estimaciones, la expansión de la economía mexicana estará sostenida en el consumo doméstico, apuntalado por el aumento de salarios, bajo desempleo y un alto flujo de remesas.

Consideran que el reciente acuerdo entre México, Estados Unidos y Canadá redujo la incertidumbre sobre el acceso al mercado de Estados Unidos, que había pesado en las expectativas para las inversiones y el negocio exportador.

“Una vez que lo ratifiquen, el acuerdo de los tres países aclarará el camino para destrabar los planes de inversión”.

Consideraron que otro factor que soportará al crecimiento será el plan de inversión pública que planea ejecutar el nuevo gobierno.

Tensión comercial 

Según el análisis, pese a que lograron un acuerdo Estados Unidos, México y Canadá en torno a su relación comercial, se mantiene el riesgo de una escalada en las tensiones comerciales a nivel mundial.

De presentarse, podrían diferirse de nuevo las inversiones y se materializaría una desaceleración de las exportaciones.

La eventualidad de una aceleración en el alza de tasas por parte del Comité Federal de Mercado Abierto también será un factor de riesgo, pues podría motivar salidas de capital y depreciación cambiaria.

De ser el caso, anticipan que el Banco de México tendrá que incrementar de nuevo la tasa de interés para contener el contagio sobre la inflación.

*Con información de El Economista