Plataformas tecnológicas en silencio ante cambios fiscales

En las últimas semanas se han presentado al menos dos opciones de modificación a la regulación fiscal
.
 .  (Foto: iStock)

Algunas de las compañías que basan su negocio en la operación de plataformas digitales en México declinaron hacer comentarios sobre las modificaciones fiscales en materia de servicios digitales que se han propuesto tanto desde el Legislativo como del Ejecutivo federal. 

Las respuestas de las tecnológicas sobre los cambios regulatorios en materia fiscal fueron en dos vías: o no hay ningún comentario al respecto o esta nueva política recaudatoria no les afecta en lo mas mínimo porque, según sus representantes, ya cumplen con ella.

Mientras que Google y Amazon dijeron a El Economista que no emitirán postura alguna alrededor de la tributación, Airbnb, DiDi y Uber expresaron que por el momento no han tomado una posición sobre el tema.  

En las últimas semanas se han presentado al menos dos opciones de modificación a la regulación fiscal para cambiar la forma en la que las compañías que operan plataformas digitales tributan el Impuesto al Valor Agregado (IVA). 

Tanto la propuesta del diputado de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar, como las modificaciones a la regulación fiscal contenidas en el Paquete Económico 2020 buscan gravar a una diversidad de compañías que ofrecen servicios tan variados como el transporte, el alojamiento, mensajería y el retail, todo a través de internet. Con esto se estima una recaudación de 4,394 millones de pesos para el 2020.   

Cuando se le consultó al respecto, la argentina Mercado Libre, uno de los participantes mas fuertes del mercado de comercio electrónico en México, remitió a las palabras de su director David Geisen, quien en una entrevista con este medio dijo que la compañía cuenta con una razón social en México, por lo que paga todos los impuestos que le corresponden. 

En aquel momento, Geisen aseguró que su percepción era que este tipo de nuevas regulaciones estaba dirigido a servicios digitales en los que no hay una transacción física involucrada, por lo que no veía cómo estos cambios podrían afectar a sus usuarios finales. Aceptó también que “la idea de que las empresas que prestan servicios en un país también retribuyan impuestos es correcta”.

Lucas Melman, director de Sin Delantal en México, dijo, en el mismo sentido que Geisen, al tratarse de una empresa radicada en México, la plataforma de distribución de alimentos siempre paga los impuestos que le corresponden. “Tanto para nosotros como empresa como para nuestros usuarios no va a cambiar nada, no va a haber aumento de impuestos”, dijo y agregó que en la actualidad, la compañía paga impuestos por concepto de la comisión que recibe de los restaurantes a los que da servicio.

En mayo pasado, tanto Sin Delantal como otras empresas de aplicaciones digitales, como Rappi y Cornershop llegaron a un acuerdo con el Sistema de Administración Tributaria (SAT) para facilitar el pago de las obligaciones fiscales a trabajadores que usen estas plataformas. De acuerdo con Melman, este acuerdo beneficia a los repartidores que trabajan con estas compañías, ya que muchos no cuentan con una asesoría contable formal.     

En este sentido, la Asociación de Internet.mx, que representa a muchas de las plataformas digitales a las que van dirigidos la mayoría de los cambios regulatorios, dijo a El Economista que su interés es que dichos cambios responden a una política fiscal y no regulatoria, por lo que era necesario definir el concepto de plataforma digital e involucrar a los destinatarios de estas modificaciones.  

Con información de El Economista