México se resiste a gravar alimentos y medicinas

El presidente saludó los informes del FMI que confirmaron que la desaceleración de la economía mexicana obedece en parte a efectos externos, pero discrepó de aplicar una tributación a los alimentos
.
 .  (Foto: Redacción)

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que encuentra coincidencia en el reciente informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), al respecto de que en México hay incertidumbre por los cambios de gobierno, y el bajo crecimiento económico que se espera a nivel mundial.

Sin embargo, el presidente dijo no coincidir con el FMI en su sugerencia de imponer en México un 16% de IVA en alimentos y medicinas para aumentar los ingresos públicos. También expresó no coincidir con el organismo internacional en que su gobierno debe revisar el plan de negocios de Pemex.

V“Ese informe del Fondo Monetario Internacional tiene algo de cierto. No coincidimos en algunas cosas, pero es demostrable que está bajando el crecimiento de la economía mundial, por ejemplo, eso es demostrable. Se está pensando en un crecimiento del 3% en la economía mundial, sin duda ha afectado la confrontación por la política arancelaria entre Estados Unidos y China, también influye lo de la elección en Estados Unidos”, destacó.

En Palacio Nacional, durante su conferencia matutina, López Obrador mencionó que tiene claro que al interior del país hay incertidumbre en ciertos sectores por los “reacomodos” que hace su gobierno.

“En el caso de factores internos, nosotros consideramos de que se están dando reacomodos por esta transformación que se está iniciando, y esto lleva a cierta cautela en uno de los sectores que tiene que ver con el crecimiento, no en todo el espectro económico, lo tengo claro, son cuatro motores para el crecimiento económico del país”.

Aseguró tener claro que la economía nacional se mueve por cuatro factores: la economía popular; los proyectos estratégicos como la refinería de Tabasco y el aeropuerto de Santa Lucia; así como la inversión privada, y la inversión extranjera y el comercio exterior.

López Obrador consideró que tres de esos factores están funcionando bien, excepto el caso de la inversión privada, un sector que aún no está en marcha en el país debido el desconcierto -admitió- que hay sobre las reglas económicas de su gobierno.

Afirmó que por eso le interesa acordar con empresarios el Plan Nacional de Infraestructura del próximo año, y también que los empresarios entiendan que se pueden hacer negocios sin excederse en las ganancias o utilidades.

Argumentó que hay una filial de Odebrecht que tiene un contrato que obliga a Pemex a entregar materia prima que no tiene, y la cual se tiene que comprar en el extranjero, “y si no se le entrega hay que pagar sobreprecios elevadísimos; cosas irracionales”.

El Primer Mandatario expuso que estos cuatro factores son los que su gobierno desea emprender para hacer crecer la economía del país, además de comprometer factores de estabilidad macroeconómica como no aumentar el déficit, paridad peso-dólar y bajar la inflación.

El presidente López Obrador dijo que no coincide con el FMI en su recomendación de revisar el plan de negocios de Pemex que presentó su gobierno este año.

“En eso no coincido, el plan de negocios de Pemex ahora es de lo mejor, por dos razones: no hay corrupción, y se está administrando con eficiencia (…) Por eso el Fondo, con todo respeto, no debería de decir que está mal el plan de negocio de Pemex en la actualidad, yo creo que no tiene toda la información. Cómo estará lo de aguas profundas que de los 107 contratos, hay como 40 a empresas extranjeras que ¿saben cuánto han invertido? Cero, porque consideran que no hay negocio. (…) La mayoría de estas empresas están pidiendo prórroga”, expresó.

El mandatario federal expresó tampoco coincidir con el FMI en que es necesario imponer un IVA del 16% en alimentos y medicinas para compensar la posible caída de ingresos del gobierno.

“Y lo otro, que tampoco estoy de acuerdo con el Fondo, es que no hay que aumentar impuestos; no se deben aumentar impuestos, no hace falta”, destacó.

Cabe destacar que en un informe de conclusiones, expertos del FMI sugirieron a México aumentar sus ingresos fiscales no petroleros mientras consigue que el sistema tributario sea más progresivo. Para ello, plantearon la aplicación de un Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 16% en alimentos, que produciría ingresos fiscales equivalentes a 1 punto del PIB. Para compensar el impacto que esta medida tendría en la población de escasos recursos, recomendaron aplicar medidas focalizadas.

Los expertos del FMI destacaron la relevancia de salvaguardar la credibilidad de la política fiscal, y afirmaron que “los supuestos económicos en los que se basa el presupuesto para el año entrante son preocupantemente optimistas sobre el PIB, producción del petróleo e ingresos presupuestarios”.

Reconocieron el compromiso del gobierno de no aplicar cambios tributarios en la primera mitad de su gestión, pero consignaron que, sin una reforma, se corre el riesgo de debilitar la prudencia fiscal que prometió.