¿Por qué los beneficios fiscales impulsarían la recaudación?

El gobierno podría no dar estímulos por un rencor de la iniciativa privada que data desde 2006, indicó el especialista

(Foto: Getty Images)
 (Foto: Getty Images)  (Foto: Redacción)

El panorama económico global que venía en desaceleración, aunado a las dificultades que trajo consigo la pandemia del coronavirus obstaculizarán la recaudación federal en 2020 y 2021, daño que será mayor si el gobierno continua renuente a otorgar facilidades a las empresas,  advirtió el socio fundador de López Elías, Finanzas Públicas, Pedro López Elías. 

Destacó que el principal sector que impactará sera el turístico debido a las medidas de confinamiento; el impacto viene en el impuesto sobre nómina y al hospedaje, este ultimo, en el caso de Quintana Roo es el que más se recauda, tres veces más que lo obtenido por el mismo gravamen en la Ciudad de México. 

Asimismo, en materia de ISR se estima que la captación disminuya 1.8 billones de pesos para el ejercicio fiscal de 2020, lo cual tiene que ver con la pérdida de empleo masivo que se vio en los últimos meses. Esto último, indicó va a repercutir en que el empleo informal se disparará.

En ese sentido, recalcó que la insistencia de las autoridades para que los negocios no despidan a empleados se contrapone con la exigencia de que cumplan con sus obligaciones fiscales en tiempo y forma pues se genera una falta de liquidez, por lo que muy probablemente los contribuyentes optarán por pagar salarios y servicios como renta, luz y gas que los impuestos que les corresponden.

Advirtió que el el crédito a microempresas familiares implementado por el IMSS será útil para negocios pequeños que se dedican a actividades como el ambulantaje, sin embargo, ellos no tendrán acceso a él por no contar con registro fiscal, mientras que las empresas que sí están dadas de alta en hacienda, 25,000 poco les servirán para hacer frente a los gastos durante esta crisis. De ahí que solo el 37% del  monto total de este financiamiento se haya ocupado hasta el momento. 

Sin embargo, López Elias aseguró que si en el momento más crítico el gobierno  no fue lo suficientemente empático para otorgar prorrogas, ahora que "ellos creen que ya vamos de salida" menos lo van a hacer. 

Entre las principales razones que ve el especialista para que la 4T esté renuente en a apoyar a las empresas se encuentran:

  • Razón política, un rencor muy fuerte con la iniciativa privada, luego de que en la elección de 2006,  esta le diera la espalda y respaldara a Felipe Calderón
  • Razón económica, la titular del SAT hizo referencia a un récord en la recaudación y si estaban pagando impuestos "probablemente " no necesitaban beneficios ni prórrogas para el cumplimiento

López concluyó que si bien ahora no son tan notorios los efectos de la contingencia y de la desacelaración de la demanda, después de mayo 2020 estos se reflejarán con más fuerza.