SHCP justifica estímulos fiscales a vivienda

La dependencia indicó que los beneficios reducen el precio final de los inmuebles
 reordenar el mercado inmobiliario  (Foto: Redacción)

México (Notimex).- La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) aseguró que el desarrollo inmobiliario es una parte importante de la actividad económica del país, por lo que proveerle certidumbre jurídica y evitar costos adicionales es un mecanismo para fomentar su dinamismo y la construcción más ordenada de casas a costos accesibles.

La dependencia recordó que el pasado 25 de marzo se anunció una estrategia que consiste en otorgar un estímulo fiscal a los subcontratistas de los desarrolladores inmobiliarios, el cual evita el traslado del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

En ese sentido, mencionó que el estímulo equivale al ciento por ciento del IVA que se cause por la prestación de los servicios parciales de construcción de bienes inmuebles destinados a casa habitación, lo que evita el traslado del impuesto y reduce el precio final de las casas.

Asimismo, indicó que permite que los desarrolladores inmobiliarios no paguen IVA por servicios de terceros, y “por consecuencia, dicho impuesto tampoco se trasladará al precio final, lo que representaría un monto de entre 1% y 3%”.

Señaló que con anterioridad, mientras que una empresa constructora que realizara completamente una obra no pagaba IVA por los servicios que generó en el proceso, una empresa que contratara dichos servicios de un tercero sí pagaba IVA por ellos.

“Esta asimetría incrementaba el costo final de los hogares. El impacto mencionado era considerable, ya que cerca de 90% de los desarrolladores contratan servicios a terceros”, reiteró.

En ese tenor, la SHCP subrayó que la nueva estrategia promueve la formalidad, ya que al otorgarse como estímulo se garantiza que la medida sea aplicada sólo por contribuyentes formales.

Ello se debe a que se aplica cuando se presenta la declaración fiscal correspondiente, a diferencia de lo que pasa con esquemas de exención, que al ser autoaplicativos benefician también a los sectores informales.

A su vez establece medidas de control, a fin de que el beneficio no se aplique a otro tipo de construcciones que sí están sujetas al IVA.