SHCP intenta rescatar estados

Los gobiernos locales podrían enfrentar presupuestos más limitados en 2017
(Foto: iStock)
 (Foto: iStock)  (Foto: Redacción)

México (Notimex).- La SHCP distribuyó 10,300 millones de pesos del Fondo de Estabilización de los Ingresos de la Entidades Federativas (FEIEF) a los estados a fin de compensar una caída en las participaciones por 13,000 millones en el primer trimestre del año.

La titular de la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas de la SHCP, Marcela Andrade, expuso que ante el entorno de bajos precios del petróleo, los estados y municipios deben elevar su recaudación y ajustar su gasto, a fin de evitar que sus planes financieros se vean limitados el año próximo.

Durante el seminario de la “Ley de disciplina financiera para entidades federativas y municipios: un paso en la dirección correcta” dijo que si la recaudación tributaria compensó la baja de los ingresos petroleros, los gobiernos locales podrían enfrentar presupuestos más limitados en 2017.

“Nosotros como federación estamos haciendo esta parte de ajuste y, derivado del entorno macro que tenemos, es obvio que los estados tendrían que estar haciendo lo mismo”; no obstante, las participaciones en abril tuvieron un incremento extraordinario, derivado de la presentación de la declaración anual, con lo cual tan se ubicaron en 16,000 millones de pesos sobre lo estimado y en el primer cuatrimestre son mayores en 7,000 millones de pesos.

Además informó que con la reforma energética hubo adecuaciones positivas para los ingresos de los estados y municipios, asimismo, el FEIEF se fijara en la Ley Ingresos, con lo cual ya no tuvo el vaivén asociado a los ingresos petroleros y alcanzó un monto de 40,000 millones de pesos, de los cuales este mes se distribuyeron 10,000 para compensar la caída del primer trimestre.

Esto resaltó que las participaciones federales son uno de los principales ingresos y se mantuvieron con un crecimiento estable del casi 3% real “no un crecimiento extraordinario, pero sí bastante positivo”. En cuanto al endeudamiento de los gobiernos locales, este no es un riesgo sistémico al representar 3.1% del Producto Interno Bruto (PIB) -debajo de otros países-, aunque en algunos estados y municipios existe un alto endeudamiento.

La Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y Municipios tendrá una mejor perspectiva la transparencia a través de un sistema de alertas, un registro público, finanzas públicas sostenibles, tiene reglas presupuestales para el ejercicio para las universidades y menores costos de financiamiento, lo que permitirá bajar el servicio de la deuda de las entidades y sus organismos públicos descentralizados.

Los cinco ejes de la Ley de Disciplina Financiera son: reglas de disciplina financiera y presupuestaria, sistemas de alerta, contratación de deuda; aval federal y el registro público único, misma que su aplicación en los estados será a partir del 1 de enero de 2017 y para los municipios entrará en vigor en 2018.

Por su parte, representantes de algunos gobiernos estatales consideraron que la disposición ayudará a mejorar la situación financiera del país, pero su aplicación será dura y dolorosa y, de ser necesario, presentarían alguna controversia constitucional.

En ese tenor, el secretario de Finanzas de Chihuahua, Jaime Ramón Herrera Corral, destacó que es nueva Ley es importante y esperada, por lo que tendrá un impacto para las nuevas administraciones locales para revertir sus déficits e impone retos en materia de seguridad, educación y pensiones.

Para el secretario de Finanzas de Nuevo León, Carlos Alberto Garza Ibarra, con o sin esta nueva ley sostuvo que independientemente a la Ley, los estados no tienen más que apretarle al gasto y subir a sus ingresos propios, a fin de destinar recursos a rubros como seguridad o educación.

El secretario de Finanzas de Zacatecas, Guillermo Huizar Carranza, propuso darle el “beneficio de la duda” a esta nueva Ley, pero afirmó que los estados no se endeudaron porque quisieron sino porque tienen una enorme presión en sus finanzas y tiene una cantidad “impresionante en el gasto público que tenemos que vencer”.