Promueven incentivos fiscales para autos híbridos

La iniciativa de reforma propone exentar del IVA y del Impuesto sobre Automóviles Nuevos a ese tipo de vehículos
(Foto: Getty images)
 (Foto: Getty images)  (Foto: Redacción)

El diputado Alejandro Ojeda Anguiano impulsó una reforma para exentar del pago de impuestos a vehículos híbridos y eléctricos a razón de que en el país circulan más de 25 millones de automotores, de los cuales solo 5,000 son híbridos o eléctricos (0.01%).

En ese sentido, el legislador precisó que dejar de percibir el Impuesto sobre Automóviles Nuevos y del IVA es una condición aceptable, frente al costo económico de las consecuencias ambientales.

El objetivo de la reforma de la ley Federal del Impuesto sobre Automóviles Nuevos y del IVA es que los vehículos híbridos y eléctricos, cuando se les enajene e importe queden exentos del pago del gravamen sobre automóviles nuevos.

De acuerdo con algunos cálculos, el impacto económico al dejar de percibir las cargas fiscales oscilan en 75 millones de pesos; cantidad “financieramente aceptable frente al costo económico que resulta de las consecuencias ambientales ocasionadas por la emisión de gases invernadero”.

La razón de la propuesta es que la reforma no generaría un acto de inconstitucionalidad, en lo relativo a la equidad y proporcionalidad que impera en materia fiscal, en virtud de que el Estado procuraría un instrumento que prevea las condiciones del medio ambiente adecuado mediante políticas que impulsen los sectores productivos.

Contexto que justifica la propuesta:

En 2012 el transporte en México generó 39% de las emisiones de dióxido de carbono (CO2), asociadas a la producción y uso de la energía, informaron especialistas del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) y el Centro de Transporte Sustentable (CTS).

Cifras del Banco Mundial y de la Revista Internacional de Contaminación Ambiental de la UNAM, resaltan que actualmente los vehículos automotores emiten 95% de monóxido de carbono, 75% de óxido de nitrógeno, 50% de hidrocarburos, 60% de partículas inhalables y 25% de bióxido de azufre.

Lo que genera el riesgo de padecer enfermedades respiratorias y cardiovasculares. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que la contaminación ambiental ocasionó 20,500 muertes prematuras al año.

Las actividades que se desarrollan en la Ciudad de México emiten 36 millones de toneladas de bióxido de carbono a la atmósfera por año y su consecuencia es que en los últimos 30 años ocasionaron un aumento de temperatura de aproximadamente 2 grados centígrados en el Valle de México, un ejemplo de la “isla de calor en el mundo”.