Fideicomiso y régimen a emprendedores para enfrentar recorte

Esquema de tributación alternativo revertiría el actual proceso absorbente de energía de empresas
 (Foto: CCE)  (Foto: Redacción)

Por Estefanía Camacho

Se realizará y enviará una propuesta al poder legislativo para conformar un fideicomiso que sirva para programas especiales que permitan a emprendedores y micro empresarios hacer adquisiciones, además del esquema alternativo de tributación para PyMES, adelantó el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón Castañón.

Esta iniciativa parte de considerar el recorte de 47.8% planteado en el Proyecto de Presupuesto de Egresos 2017 al Fondo Nacional del Emprendedor (FNE) que promueve el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM).

De igual forma, se planteó ante la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (COFEMER) hacer esfuerzos en cuanto a que los inspectores de diversas dependencias que otorguen distintos permisos (sea de construcción, normatividad o regularización) también sirvan como asesores y atiendan estos ordenamientos para las PyMes, dio a conocer Castañón Castañón en entrevista.

“Buscamos que los inspectores estatales sirvan durante un año para asesorar a las PyMES a capacitarlos para mejorar la regulación y simplificar este proceso”, explicó el presidente del CCE.

Régimen especial

El actuario insistió en que es “importantísimo” fomentar los rubros para el fondo que beneficia a los emprendedores, pero también el régimen especial para los líderes de pequeñas y medianas organizaciones ya que como se encuentra actualmente la legislación, tributar “es sumamente complejo  y puede absorber gran energía de la empresa”.

Así, el esquema propuesto será aquél que se ajuste a las ventas de PyMES, a  sus costos o gastos de forma que el consorcio pueda tributar de acuerdo con sus ingresos.

El proyecto de Presupuesto de Egresos de Federación (PEF) de 2017 establece dicho régimen alternativo de cumplimiento para personas morales de reducida capacidad administrativa y que simplifica el cálculo de obligaciones.

“Las microempresas que tributan en el régimen general de las personas morales están sujetas a las mismas obligaciones que debe cumplir cualquier otra empresa de mayor escala, lo que puede llegar a implicar costos administrativos significativos”, decreta el documento de política hacendaria.

Juan Pablo Castañón mencionó de nuevo la propuesta de aumentar paulatinamente los recursos de programas de apoyo del INADEM, equivalente a por lo menos 0.25% del PIB, que representaría un monto de cifras redondas de 34 mil millones de pesos.

“Hay que impulsar una política nacional de emprendedores ambiciosos, no solo en la promoción de los mismos, tratar de impulsar la política de captación de recursos y apoyo a los mismos por parte de capitales constituidos, es decir, capitalizar proyectos a través de fondos privados de capital o de personas con capital ángel”, ejemplificó el representante del organismo empresarial.

En el proyecto PEF 2017 se propone establecer un esquema de tributación opcional para personas morales -incluidas las Sociedades por Acción Simplificadas (SAS)- constituidas sólo por personas físicas y con ingresos anuales de hasta 5 millones de pesos, con las siguientes características:

  • el régimen opcional operará sobre base de efectivo, es decir, se acumula el ingreso y deducen los gastos conforme las operaciones que efectivamente se cobren o paguen. Ello elimina la necesidad de realizar ajustes anuales por inflación.
  •  en materia de inversiones se aplicará la depreciación en línea recta por la adquisición de activos.

Para facilitar el cumplimiento de los participantes en este esquema simplificado, el SAT diseñará una aplicación similar a “Mis Cuentas”, que ayudará a las empresas de menor escala a llevar su contabilidad y realizar los cálculos para el pago de impuestos.

El límite de ingresos de 5 millones de pesos anuales establecido para participar en el régimen es consistente con el límite existente para las SAS y garantiza que los beneficios sean recibidos por los micronegocios, mientras que las empresas de mayor escala, las cuales cuentan con mayor capacidad administrativa, permanecerán en el régimen general del ISR.