Tendencias fiscales, ¿empresas preparadas?

Estima las acciones que la autoridad hacendaria ha venido aplicando en los últimos años para agilizar la fiscalización
 Alberto R. López, Socio Líder de Global Compliance & Reporting de la firma Ernst & Young México  (Foto: Redacción)

El papel de la función tributaria ha cambiado drásticamente en los últimos años. El entorno actual de negocios se ha vuelto más competitivo y complejo gracias a la evolución de los modelos de regulación, situación que impacta en la dirección estratégica de las empresas y refuerza el rol clave de los impuestos.

La tecnología es un factor clave en dicho proceso, pues ha permitido a las autoridades establecer un mayor enfoque en la transparencia como vehículo para incrementar la recaudación, además de simplificar y facilitar el cumplimiento y la detección de irregularidades. 

En el caso de México, en la última década la administración tributaria ha implementado diferentes acciones que hoy en día constituyen “El ADN digital del cumplimiento fiscal” con el objetivo de hacer más eficientes las tareas de servicio y control dentro del ciclo tributario y aduanero. Esto ha permitido que el 100 % de los nuevos contribuyentes se registren en línea; 5.9 millones de personas morales y físicas expidan factura electrónica y más de 400 mil empresas tengan comunicación con el SAT mediante el buzón tributario1.

La facturación electrónica, la e-contabilidad, las declaraciones y pagos en línea, e incluso el buzón tributario, han permitido a la autoridad hacer uso inteligente de la información en tiempo real. Estas y otras tendencias de fiscalización están permeando de manera relevante en los mercados de todo el mundo.

A continuacion, Alberto R. López, Socio Líder de Global Compliance & Reporting, Óscar Ortiz, Socio Líder de Impuestos para el Sector Financiero, Jaime Campos, Socio de Accounting Compliance & Reporting, y Luis Beltrán, Socio de Tax Technology & Data Analitycs, todos de la firma Ernst & Young México, comentan las principales directrices que rigen el estándar de auditoría desde el punto de vista internacional y doméstico.

Ejes del nuevo modelo de fiscalización

A nivel internacional, una serie de factores y estrategias en el ámbito tributario están determinando el futuro de las funciones fiscales dentro de las organizaciones, al tiempo que instituyen nuevos retos para las empresas.

Aspectos como el Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA, por sus siglas en inglés), el Plan de Acción contra la Erosión de la Base impositiva y la Transferencia de Utilidades (BEPS) que se puso en marcha en julio de 2013, y las nuevas tácticas de revisión e intercambio de información son una realidad que abona a fortalecer la actividad tributaria de los gobiernos en todo el mundo, pero también representan paradigmas para las corporaciones.

Ámbito internacional

FATCA

El intercambio de información entre las administraciones tributarias a nivel mundial existe y México no es la excepción.

Con FATCA, las autoridades regulatorias buscan tener visibilidad de dónde y en qué están invirtiendo su capital los inversionistas; resultando atractiva para controlar el pago de impuestos.

En nuestro país, a partir de septiembre de 2015 las instituciones financieras mexicanas cumplieron el acuerdo con el gobierno de Estados Unidos de América, respecto de la entrega de la información de ciudadanos o residentes norteamericanos con inversiones en territorio nacional, correspondiente a 2014.

De igual forma, a finales de 2015, las autoridades de aquel país entregaron a las de México datos de más de 174 mil individuos con cuentas de inversiones financieras en instituciones de esa patria, de acuerdo con cifras emitidas por el SAT.

Adicionalmente, a nivel doméstico durante el primer semestre de 2016 estuvo vigente el esquema de repatriación de capitales, cuyo objetivo fue que los contribuyentes con inversiones mantenidas en el extranjero regularizarán su situación y pudieran pagar los impuestos con ciertos beneficios, si no los habían cubierto.

Este mecanismo permitió en términos generales, ahorrar recargos, multas y actualizaciones con la premisa de traer el dinero a México por un periodo de tres años; perdiendo el anonimato y sin reducción en la tasa del gravamen causado.

Common Reporting Standard (CRS)

La predisposición de establecer acuerdos entre los países en contra de la evasión fiscal vía la reciprocidad de datos, se materializó con la aprobación del CRS: intercambio automático de información en materia fiscal de cuentas financieras, procedimiento estándar para due diligence y reporte de los bancos, incluso similar a FATCA.

En términos generales, mantiene una base legal y operacional, al tiempo que admite la compatibilidad de soluciones técnicas entre jurisdicciones al considerar el mismo esquema de canje de información de FATCA. Sin embargo, prevé consideraciones específicas, distintas a las que se han realizado previamente con aquella.

BEPS

La política de fiscalización a grandes contribuyentes de la actual administración está altamente influenciada por el contenido del reporte denominado “Base Erotion and Profit Shifting” (BEPS), en donde varias de sus recomendaciones han sido adoptadas por México en su legislación tributaria.

Algunas de las prácticas y requerimientos del SAT observados durante este cambio de enfoque son:

  • el análisis del margen de utilidad global reportado por el contribuyente para efectos regulatorios y del punto de referencia de dicho margen de la entidad mexicana vinculada con la utilidad global
  • la comparación entre el pago total del ISR sobre ingresos con el de los demás participantes de la misma industria, y
  • el atribuir ingresos derivados de operaciones que no guardan relación con México, tratándose de establecimientos permanentes

 Fiscalización y el uso de tecnología

Las administraciones tributarias alrededor del mundo están utilizando la tecnología para modernizar sus procesos y sistemas de diferentes maneras.

En la última década, han decidido transformar la manera en que los contribuyentes reportan la información referente a sus obligaciones fiscales, dejando atrás los medios impresos para operar de manera digital, lo que ha detonado que las declaraciones, avisos, contabilidad, facturas, pedimentos y otros documentos de soporte requeridos por la autoridad se entreguen en forma electrónica, previo a cierto control de validación.

A medida que los países avanzan hacia la digitalización en el ámbito fiscal, las compañías enfrentan nuevos retos y riesgos para los que deben estar preparadas.

Niveles de digitalización

Los mecanismos empleados son los siguientes:

  • E-file. Empleo de formatos electrónicos para la presentación de declaraciones de impuestos
  • E- accounting. Presentación de datos de origen contable en versión electrónica
  • E-match. Acceso de los gobiernos a estados de cuenta bancarios para cotejar que la información declarada coincida
  • E-audit. Cotejo en tiempo real de los documentos presentados por los contribuyentes para prevenir el fraude y errores intencionados. Contempla también envío de auditorías con limitado margen de tiempo para responder
  • E-assess.La autoridad tributaria calcula los impuestos a partir de losdatos exhibidos por las empresas sin la necesidad de formularios, y el contribuyente tiene un tiempo para revisar la determinación efectuada por el fisco2

Contexto doméstico

En nuestro país, la tecnología y las soluciones analíticas se han convertido en parte esencial de la interacción entre la autoridad y los contribuyentes, sobre todo en los años más recientes. Por mencionar algunos ejemplos:

  • Buzón Tributario. Es un servicio que permite la comunicación entre el SAT y los contribuyentes, quienes pueden realizar trámites, presentar promociones, depositar información o documentación, atender requerimientos y obtener respuestas a sus dudas. Adicionalmente, a través de este canal, se les notifica actos administrativos, y da respuesta a solicitudes, promociones o consultas hechas por los contribuyentes
  • Revisiones electrónicas. Son auditorías que se llevarán a cabo de inicio vía medios electrónicos, que consisten en inspeccionar conceptos o rubros específicos.

    Los antecedentes concretos pueden generarse automáticamente con la información de facturas electrónicas, la contenida en bases de datos del fisco federal, o la proporcionada por otras dependencias y terceros

  • Contabilidad electrónica. La obligación de llevar contabilidad en medios electrónicos y enviarla cada mes a la autoridad hacendaria, es más que transformar la información contable (catálogo de cuentas, balanza, pólizas, etc.) al formato XML requerido. Dichos datos le permiten validar la correcta integración de los comprobantes fiscales digitales por Intenet (CFDI) dentro de las pólizas y analizar el desempeño y consistencia de los activos, pasivos y capital en el tiempo

Estas nuevas herramientas adoptadas previamente en otras regiones del mundo, hoy da oportunidad a la autoridad fiscal de hacer inteligencia tributaria basada en el análisis de datos en tiempo real y reducir los costos asociados a los procesos de cumplimiento.

Conclusiones

El nuevo enfoque de la administración digital por parte de la autoridad implica esquemas de monitoreo y cumplimiento para detectar de forma oportuna irregularidades y discrepancias en la información que los contribuyentes reportan, incluso tener trazabilidad de las mismas, a fin de responder de forma oportuna a los requerimientos del fisco.

Actualmente, no se puede asumir que los datos incorporados de forma manual a los sistemas contables están exentos de errores y satisfacen los requerimientos de información de la autoridad. En consecuencia, los procesos de cumplimiento tributario deben ser revisados y alineados a los sistemas de control tributario y aduanero, al mismo tiempo que agregan valor.

Continuar con los procesos tradicionales implica generar riesgos para las empresas, y múltiples requerimientos de datos por parte del SAT para aclarar las inconsistencias, o bien, el inicio de facultades de comprobación.

-
 -  (Foto: Redacción)