Pedir impuestos a informales sería injusticia

Critican que sectores patronales se dirijan al problema `con limosnas´, para una convivencia
 (Foto: Cuartoscuro)  (Foto: Redacción)

Pedir impuestos a trabajadores informales para regular ese problema, provocaría una injusticia, además que no se ha logrado porque primero debe resolverse y garantizar la protección de los derechos laborales y constitucionales de estos empleados, consideró Pilar López Carraza, fiscalista y coautora del libro “Derecho y Economía Informal: retos de la política pública del Estado mexicano”

Al respecto, la diputada Minerva Hernández Ramos  refirió que la economía informal aportó casi la cuarta parte (23.7%) del PIB en 2014. Su importancia radica en que de cada 100 pesos generados en el país, 76 corresponden al sector formal y 24 al informal; dicha riqueza es generada por el 58%.

La también presidenta de la Comisión Bicameral en Materia de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y de los Municipios, sostuvo que este fenómeno no sólo es el ambulantaje, sino que se ejerce en diversos ámbitos como en la agricultura de subsistencia, el servicio doméstico remunerado y todas las variedades de trabajo vinculado a unidades registradas o formales que no cumplen con las leyes laborales.

Un estudio realizado por el CESOP detectó la preocupación del sector patronal por la reforma fiscal vigente, debido a que alienta la precariedad de los ingresos con efectos perversos para la economía formal, ya que la mayor tentación que ofrece la informalidad es ganar más sin el pago de impuestos.

Enrique Esquivel, representante del director general del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados, explicó que la excesiva regulación para integrarse a la planta formal de trabajo y apertura de microempresas propician el fenómeno informal.

 “No se ha encontrado un punto de equilibrio que fomente el desarrollo y un ingreso equitativo que cubra las necesidades de la población y paguen impuestos”, esclareció Esquivel.

Hugo Concha Cantú, maestro en Derecho Constitucional en la UNAM, el ITAM y el CIDE, sostuvo que la economía informal es un problema estructural, “no son meras áreas de marginalidad y pobreza que no han sido incorporadas al sector formal. Que es muy difícil de solucionar en el corto plazo, que requiere políticas públicas de gran envergadura”.

“Es hora de que la desigualdad se reconozca y deje de molestar a los sectores patronales, sobre todo cuando se requiere aumentar los sueldos y distribuir la riqueza, prefieren hablar de la pobreza porque con limosnas se mantiene una buena convivencia social”, indicó.