Busque carne de primera calidad

La certificación TIF garantiza la sanidad de los productos cárnicos
 .  (Foto: IDC online)

Muchos establecimientos mercantiles, como tiendas de abarrotes por ejemplo, venden productos cárnicos que ostentan un sello, pero ¿qué es este sello? Se trata de la certificación TIF, siglas que significan Tipo de Inspección Federal, la cual es un reconocimiento otorgado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural a través del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) a las plantas procesadoras de carnes que cumplen con todas las normas y exigencias del gobierno mexicano, en cuanto a su tratamiento y sanidad.

Esta certificación trae consigo beneficios a la industria cárnica, al permitir la movilización de estos productos dentro del país de una manera más fácil, y no sólo eso, al contar con la garantía que ampara la calidad sanitaria de su elaboración, abre también la posibilidad de transitar en el ámbito del comercio internacional, basados en la consideración de que los establecimientos TIF son los únicos elegibles para exportar.

Estas empresas se apegan a normas oficiales mexicanas, entre las que se encuentran la NOM-008-ZOO-1994 y la NOM-009-ZOO-1994, las cuales fijan  parámetros para construir y equipar los establecimientos y procesar la carne.

Una vez que se certifica, continúa un proceso de supervisión de estos establecimientos a fin de que conserven los controles de calidad e higiene. En específico se verifican los procesos utilizados para el sacrificio, además de que se vigila la salud del ganado.

Las plantas TIF se clasifican principalmente en: Almacenamiento en frío (frigorífico), corte y deshuese, embutidos, alimentos y preparaciones, y procesamiento.

El sello TIF implica que el producto adquirido es de calidad y saludable. Es importante procurar que tanto lo vendido por los pequeños y medianos comercios, así como lo comercializado por la cadena de la industria restaurantera tenga esta certificación.