Desarrollo de Pymes en la planeación nacional

Productividad y un mercado más libre, los proyectos del gobierno federal
Desarrollo de Pymes
 Desarrollo de Pymes  (Foto: Redacción)

Una de las metas más atractivas del Plan Nacional de Desarrollo (PND) es la de México próspero, como medio para incrementar el potencial económico del país, mediante una consolidación de la productividad, sostenida en la macroeconomía, mejoramiento de las relaciones entre factores de producción y el establecimiento de políticas sectoriales que impulsen el desarrollo.

La productividad y el fortalecimiento de la economía se verán reflejados en el cambio de un mercado más libre que promueva la creación de nuevas empresas y consolide las existentes.

El PND contempla facilitar el acceso al financiamiento para la expansión de compañías productivas, de manera que fortalezcan el sector privado nacional, a nivel macro. Por otro lado, busca incentivar la democratización del progreso, transformando a la Banca de Desarrollo en una oportunidad real de crecimiento que otorgue créditos para la creación de micro, pequeñas y medianas empresas.

Así, el apoyo a estas será pieza angular dentro de la agenda gubernamental, pues se considera una herramienta estratégica en el avance nacional. Al democratizar el desarrollo empresarial, se impulsa la disminución de los empleos informales, trasladándose al sector formal, de manera que se ofrezca a los trabajadores una certidumbre laboral y de seguridad social.

No obstante el estímulo enfocado al crecimiento económico, también se contempla que se consolide de manera sustentable, de modo que no se comprometan los recursos naturales de las futuras generaciones.

Todas las acciones irán encaminadas a crear un entorno adecuado para el aumento de la productividad, movilizando los factores de producción (recursos naturales, capital y trabajo) con el objeto de maximizar su productividad.

Asimismo, fomentará la competencia en sectores estratégicos de la economía dentro de un marco regulatorio eficaz que brinde a los actores garantías de seguridad jurídica para resultar en un desarrollo económico próspero, sostenido, equilibrado e incluyente. Para promover la creación de nuevas empresas se prevé aumentar las facilidades para iniciar negocios, simplificando trámites administrativos, que van desde su apertura hasta la contratación de servicios públicos.

Los planes resultan esperanzadores, pues la mayoría de estrategias se ven enfocadas al aumento de competitividad a nivel doméstico para poder enfrentar los desafíos que demandan una economía global y la superación de las brechas sociales. Sin embargo, como toda planeación, requiere de verdaderos compromisos de los participantes, no solo a nivel gubernamental sino también del sector social, así como de la instauración de políticas públicas más democráticas, participativas e incluyentes, que lejos de obedecer a compromisos políticos busquen satisfacer su fin primordial: el bienestar público.