Industria nacional reporta balance favorable

La Concamin destacó el sector finalizó el 2014 con un crecimiento de 1.9%
En 2011 avanza el empleo en la industria manufacturera
 En 2011 avanza el empleo en la industria manufacturera  (Foto: Redacción)

México (Notimex).- La industria mexicana cerró 2014 con un crecimiento que le permitió revertir la trayectoria descendente registrada en años previos, así como mejorar su contribución al empleo, y fortalecer su capacidad exportadora, por lo que el balance de lo realizado es favorable.

La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) destacó que el sector finalizó el año pasado con un aumento de 1.9% en la producción de bienes respecto a lo reportado en 2013.

Sin embargo, aclaró que para lograr el aprovechamiento integral de las fortalezas y de la capacidad emprendedora vigente en todo el país, hay que asegurar un adecuado clima para los negocios, mejorar la competitividad de la economía y responder a las necesidades de modernización de las pequeñas y medianas empresas (Pymes).

En ese sentido, estimó que lo realizado representa una oportunidad para ampliar los beneficios de la recuperación económica a las regiones, sectores y empresas que disponen de los atributos necesarios para ser parte activa del desarrollo nacional.

Asimismo, consideró que el ajuste presupuestal anunciado para este año pondrá a prueba la capacidad gubernamental para mejorar sus operaciones a partir de la racionalidad y la eficiencia, por lo cual los gobiernos federal, estatales y municipales tienen una importante tarea por delante.

La Concamin señaló que numerosas empresas dependen del poder adquisitivo del sector público, por lo que se pronunció en favor del aprovechamiento integral del presupuesto de egresos sin subejercicios, con transparencia y estricto apego a las normas correspondientes.

Asimismo, recalcó su apoyo por una estrategia de compras gubernamentales que privilegie a los proveedores nacionales que dispongan de la competitividad necesaria para ofrecer productos de calidad.

“No se trata de lanzar una campaña discriminatoria contra proveedores extranjeros, sino de aprovechar las compras públicas en favor del mercado interno y la planta productiva nacional, del mismo modo en que lo hacen países desarrollados y economías emergentes”, aclaró.