Los riesgos de la corrupción

La corrupción afecta los ingresos de las empresas
Combatir la corrupción debe ser asunto ciudadano
 Combatir la corrupción debe ser asunto ciudadano  (Foto: Redacción)

En  la investigación realizada por María Amparo Casar intitulada “México: Anatomía de la Corrupción”, se afirma lo que para todos los mexicanos resulta innegable: “La corrupción es un lastre por los enormes costos económicos, político y sociales”.

Acorde con dicho estudio la corrupción ocasiona pérdidas en las empresas de alrededor del 5% de ventas anuales (Ernst & Young).

Asiste a nuestro seminario IDC sobre la Ley Anticorrupción

Pero, qué puede hacer una empresa para evitar ese lastre. En principio sería reconocer si lleva a cabo prácticas de esta naturaleza, medir su extensión, identificar sus causas y combatirlas. Una empresa que funciona con base de prácticas corruptas, es una empresa que no tiene control de sí misma.

Riesgos de la corrupción en la empresa

Resulta difícil medir las consecuencias de la corrupción, ya que muchas veces se escapan del control de la propia empresa, abarcando además niveles personales, legales y sociales.

A continuación algunos riesgos generales que están muy ligados a las consecuencias de la corrupción:

  • Riesgos personales. La corrupción afecta de forma directa al personal de la empresa, que ve lesionada su dignidad e integridad moral, y pierde la confianza en la dirección. Una mancha por corrupción en el historial de un directivo puede arruinar su carrera y reputación, y tener consecuencias penales (como multas y hasta prisión), civiles y sanciones laborales.

Según los casos, algunos empleados querrán sacar provecho de los beneficios obtenidos; otros bajarán su rendimiento e iniciativa en la empresa ante su inconformidad con lo que ven, mientras otros –quizá los más honestos– optarán por abandonar a la compañía

  • Riesgos empresariales. Una empresa corrupta suele caer en la falsedad contable y fiscal, viendo reducida su transparencia y deteriorada su reputación.

De igual modo, reduce su capacidad de supervivencia y rentabilidad futura, al aumentar los costos de hacer negocios a largo plazo, poniendo en peligro las operaciones comerciales al impedir el acceso a proveedores como gobiernos o bancos de desarrollo.

Estudios hechos por el Banco Mundial y Ernst & Young resaltan que los costos de corrupción repercuten en las empresas en la pérdida de oportunidades comerciales y multas o sanciones diversas. Así, a largo plazo, el dinero gastado en corrupción resulta una pérdida para las empresas. Además, una vez dentro del terreno de la corrupción, es muy difícil poder salir

  • Riesgos económicos, sociales y legales. Las diferentes prácticas de corrupción son ilegales, y la empresa involucrada deberá pagar altas sumas de dinero en función de penalizaciones legales y sanciones financieras, pérdida de licencias, incluso conlleva el riesgo de una condena a prisión de los empleados y directivos involucrados; además puede generar un clima de inseguridad en el país, ahuyentando a la inversión extranjera y limitando el crecimiento del empleo y el desarrollo sostenible

La legislación anticorrupción internacional está consolidándose en los últimos años, creando organismos y plataformas que participan activamente en la lucha contra la corrupción.

Fuente: La lucha contra corrupción: una perspectiva empresarial. Argandoña Antonio y Morel Berendson, Ricardo, Universidad de Navarra, julio 2009, p.37.