Trabajos que las aseguradoras evitan cubrir

Descubre cuáles son las profesiones que difícilmente obtienen una póliza de gastos médicos mayores o de vida
 Seguro de desempleo en créditos hipotecarios  (Foto: Redacción)

Por Samantha Álvarez

Periodistas, ingenieros, arquitectos, policías, pilotos de autos de carreras, boxeadores, luchadores, toreros y futbolistas son algunas profesiones y oficios que no son sujetos de contratar una póliza de seguro de gastos médicos mayores o de vida.

La razón es sencilla, las actividades que realizan implican un alto riesgo que las aseguradoras no quieren asumir. Si deciden hacerlo, es muy probable que fijen cláusulas estrictas de exclusión, topes en los montos de las sumas aseguradas o extra primas, dijo el asesor de seguros Eloy López.

El riesgo de un asegurado se determina con base en su profesión, actividades físicas que realice o deportes extremos, amenazas a las que esté expuesto y la frecuencia con que se expone a ellas, el lugar donde vive, dónde trabaja, su estado de salud y el tipo de gente con la que se relaciona, explicaron expertos.

Entre las principales actividades de riesgo que podrían generar exclusiones o extra primas están: el uso de armas de fuego, explosivos, sustancias químicas, material biológico, exposición a radiaciones, uso de motocicleta, practicar deportes extremos como motociclismo acuático, equitación, charrería, paracaidismo o buceo, detalló el asesor de seguros Adolfo Vargas.

Periodistas que cubran narcotráfico, seguridad o política no son asegurables. “Hay algunas actividades como la de los periodistas que no tienen horarios, por lo tanto todo el tiempo están expuestos al riesgo”, dijo Eloy López.

En cambio los futbolistas profesionales pueden acceder a un seguro de gastos médicos pero con una extra prima del 15% y en seguro de vida, la aseguradora no pagará si la muerte es durante su participación en la cancha de juego, ejemplificó el especialista.

El proceso de selección

Cada aseguradora tiene sus propios parámetros de selección y todas tienen el derecho de seleccionar a sus clientes y decidir libremente si aceptan o no el riesgo, sin considerarse a esto discriminación.

“La Ley de Instituciones de Seguros y Fianzas solo advierte que la aseguradora no podrá asumir un riesgo tan elevado que pueda vulnerar a la colectividad, es decir a los demás asegurados”, explicó el director general del despacho Defensa Segura, Alejandro García.

El proceso de selección de clientes es como pasar por “una caja negra”. En un periodo de 3 a 5 días, dependiendo la complejidad del riesgo que enfrenten los clientes, serán sometidos a una investigación que realizan médicos y actuarios.

Durante ese periodo el cliente es sometido a un examen médico, la aseguradora confirma su reputación, y comprueba que no se encuentre en la lista negra de personas acusadas o vinculadas con el lavado de dinero, narcotráfico o delincuencia organizada.

Con información de CNN Expansión