Sobornos en el mundo suman USD dos billones

De acuerdo con investigadores la corrupción se convirtió en un impuesto a la pobreza
Recomienda la OCDE mejorar leyes anticorrupción
 Recomienda la OCDE mejorar leyes anticorrupción  (Foto: Redacción)

Lima (Notimex).- Los sobornos a nivel mundial pueden estar entre los 1.5 y dos billones de dólares anuales, aseguró el presidente del Instituto de Gobernanza de los Recursos Naturales, el chileno Daniel Kaufmann.

Esta cadena de corrupción afecta tanto a los países en desarrollo como a las economías más avanzadas, en donde el impacto puede estar en 2% de su Producto Interno Bruto (PIB).

Las cifras fueron reveladas por el investigador chileno en el seminario del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre Integridad de los individuos en la gestión del sector público, moderado por el consejero jurídico general y director del Departamento Jurídico del FMI, Sean Hagan.

“La estimación de los sobornos en el mundo está entre 1.5 y dos billones de dólares anuales. Estamos hablando de mucho, pero mucho dinero”, subrayó Kaufaman.

Planteó que el daño de la corrupción a las economías es real, porque impacta negativamente la subinversiones y “sobre todo al ser humano, al talento que la corrupción aleja de la actividad productiva”.

Para el investigador chileno, la corrupción tiene un impacto del 300% del dividendo del desarrollo, que está íntimamente relacionado con el desempeño económico de los países.

En su opinión, aquellos gobiernos que desarrollan estrategias para reducir la corrupción, pueden esperar un impacto positivo entre un 3 y 4 de su PIB, pero igualmente beneficia a sectores sociales como la educación.

“El efecto de la corrupción tiene mucha variaciones en los países en desarrollo, pero esto también ocurre en las naciones industrializadas”, enfatizó.

Mencionó que la “parte fea de la corrupción” es que se convierte en un verdadero impuesto a la pobreza, a la clase media, porque está demostrado que “la corrupción afecta los ingresos y aumenta los niveles de desigualdad (...) es un gran impuesto a la clase media y baja”.

Los grandes beneficiados de la corrupción en el mundo son las élites, las nuevas redes súper poderosas, como es el caso de la FIFA. Estas élites están creando nuevas formas para garantizar millonarios contratos, afirmó.

En el debate se planteó que es tan grande el fenómeno de la corrupción en todo el mundo, que la gente cada día más desconfía de sus gobernantes y en particular de las clases políticas.