Diferencias entre fusión y liquidación de una sociedad

Reconoce los rasgos de cada una de estas figuras y emplea la adecuada
El domicilio social, una obligación de las sociedades
 El domicilio social, una obligación de las sociedades  (Foto: Redacción)

Por el dinamismo que actualmente vivimos es imposible que los negocios se mantengan estáticos; por ende resulta común que algunos desaparezcan o decidan sumarse a otros para enfrentar conjuntamente los retos diarios del mercado.

De ahí que sea común que los empresarios se enfrenten la disyuntiva de fusionarse o liquidar su sociedad, porque aun cuando cada acto tiene una finalidad y procedimiento distintos, ambos pueden terminar con la estructura corporativa.

Lo cierto es elegir una fusión o liquidación es una decisión que debe analizarse detenidamente, pues sus efectos no son reversibles.

Si te encuentras en una situación como ésta, debes estudiar la situación real de tu organización para dilucidar si realmente es inviable continuar con su objeto social, o si su operación ya no resulta rentable, junto con los deseos y las necesidades de sus socios.

En el evento de una fusión, es imperioso analizar las condiciones de las demás corporaciones que participarán, pues la finalidad máxima de materializarla, es obtener una sociedad, ya sea integrada o absorbente, mucho más fuerte que las originales.

A continuación te mostramos algunas de características distintivas de estas figuras:

-
 -  (Foto: Redacción)

En el tema “Fusionar o liquidar, ¿por cuál me inclino?” se aborda en qué consiste cada una de esta figuras, así como los aspectos que tendrás que cuidar si deseas emplear alguna de ellas, sin que ello implique una contingencia.