Empresas mexicanas enfrentan desafíos en corrupción

Solo el 10% de compañías utiliza analíticas de datos para identificar violaciones potenciales
Saber adaptarse a las necesidades del mercado
 Saber adaptarse a las necesidades del mercado  (Foto: Redacción)

Solo el 48% de las compañías en México tiene un programa formal de antisoborno y corrupción, reveló la encuesta Antisoborno y Corrupción: Enfrentando el desafío en la era de la globalización de KPMG.

Para las compañías mexicanas uno de los principales retos es la administración de terceros, la información sobre aquellos que proveen bienes y prestan servicios a la organización.  En el caso de México, 55% de los encuestados admitieron no identificar a los terceros de alto riesgo y 23% no sabe cuáles son esos terceros; mientras que en la comparación  global, el 34% de las compañías admitieron no tener un proceso formal para identificar a los terceros de alto riesgo.

El documento de la firma global de Auditoría, Impuestos y Asesoría  explicó que uno de los procesos clave en la identificación de terceros de alto riesgo es el proceso de alta de proveedores y que en México solo 32% de las compañías  encuestadas tienen un proceso formal.

“Las compañías en México utilizan sistemas de información sofisticados para procesar las transacciones; sin embargo solo el 10% utiliza Data & Analytics (procesamiento analítico de datos) para identificar violaciones potenciales. A nivel mundial la estadística no es mucho más alta, ya que solo 25% de los directivos utiliza esta herramienta”, esclareció Judith Galván, Socia del área Forensic, especialista en Antisoborno y Corrupción de KPMG en México.

Asimismo, la red de firmas de consultoría detectó dos factores que están creando nuevas dificultades para las compañías:

  • un número cada vez mayor de gobiernos en todo el mundo está endureciendo o generando nuevas regulaciones antisoborno y corrupción.
  • a medida que las compañías están globalizando sus operaciones, dependen cada vez más de terceros para hacer negocios en el mundo, donde existe un alto riesgo de corrupción