CDMX sin recursos federales para mejorar transporte público

Especialistas sugieren un programa integral de movilidad para la capital del país
(Foto: Cuartoscuro)
 (Foto: Cuartoscuro)  (Foto: Redacción)

Por Estefanía Camacho

La SHCP negó atender la solicitud por 5,000 millones de pesos que realizó el jefe de gobierno de la Ciudad de México (CDMX), Miguel Ángel Mancera Espinosa, para el desarrollo de un transporte público mejorado y sustentable.

Sin duda alguna coincidimos con el jefe de gobierno (sobre) la importancia de que se desarrolle más y mejor transporte más amigable con el ambiente en la CDMX y lo mismo en el resto del país. Dada la coyuntura macroeconómica global no es posible en estos momentos atender una solicitud de esa naturaleza ni de la CDMX ni de otra entidad federativa”, aseveró el titular de la SHCP, Luis Videgaray en entrevista con medios.

Por otro lado, Videgaray exhortó a Mancera y su equipo, explorar otras oportunidades de financiamiento a través de la banca multilateral, como el banco mundial, la banca nacional de desarrollo o los mercados financieros internacionales.

De igual forma sugirió al gobierno de la CDMX, eficientar su gasto y también destinar, a partir de esas prácticas, mayores recursos a la modernización del transporte público, que era la principal petición del gobierno capitalino tras enfrentar crisis de contingencia ambiental desde marzo.

Sobre esta solicitud, el investigador Bernardo Navarro Benitez, coordinador del Grupo Movilidad y Transporte Urbano de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), explicó que se trata de un requerimiento de apoyo federal justo.

“Sabemos que hay una coyuntura difícil por el presupuesto, pero debemos pensar si combinamos esto con el problema ambiental, el no estar incurriendo en costos mayores en un plazo muy cercano, es justa la reclamación”, dijo en entrevista el Doctor Navarro, investigador del Departamento de Teoría y Análisis de la UAM Xochimilco.

En el aspecto financiero, el especialista sugirió que un punto de partida sería aprovechar la inversión ya hecha que se tiene en la ciudad en vehículos limpios y nuevos con bajos impactos ambientales.  

En un mediano plazo, es muy importante que haya una combinación de incentivos públicos y de inversión privada fuerte en el transporte público, una acción que ya se ha probado en el pasado y ha funcionado bien, opinó Bernardo Navarro.

Programa Hoy No Circula, ¿exitoso?

Por otro lado, el investigador de la UAM consideró que estas medidas tomadas en “emergencia” no serán suficientes, por lo que habría que pensar el año que entra, a pesar del contexto presupuestal que va a ser restringido, en ver cuáles son las prioridades y potenciar más estos recursos.

“Además, el uso de los medios de transporte mencionados eléctricos (trolebús, tren ligero y RTP), no traslada más del 3 % de los viajes considerados entonces es realmente insuficiente. Echarle más gasolina al fuego en horas pico, no es muy recomendable, es muy limitado”, opinó el experto.

Otra cuestión es que reducir la actividad vehicular en un 20% podría incrementar el máximo de ozono en 5 %, ya que la disminución homogénea de emisiones provocada al retirar indiscriminadamente vehículos en circulación puede incrementar la formación de ozono, de acuerdo con investigadores del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Si bien la disminución en la flota vehicular en circulación tendrá un efecto positivo en reducir niveles de contaminantes primarios, estos estudios indican que para la CDMX se debe tener un control selectivo de aquellas fuentes de emisión de compuestos orgánicos volátiles que favorecen la química de formación y acumulación de ozono”, indicó la UNAM.

Además, la universidad señaló que dicho programa de emergencia no menciona otras fuentes de contaminantes como industrias o servicios que usan intensamente  solventes orgánicos, a pesar de que estos compuestos intervienen en la formación de ozono.

Otra desventaja social que puntualiza la UNAM es que, restringir la aplicación de estos programas a los habitantes de 16 delegaciones y 18 municipios incrementa “desproporcionadamente” el peso de la mitigación sobre los residentes de esas regiones.

Impacto negativo

El programa, lejos de desincentivar el uso de los vehículos, podría propiciar la compra de más automóviles nuevos,  si se toma en cuenta que hay quienes tienen dos automóviles con los cuales podrán circular todos los días, opinó la socia del despacho de abogados Pérez Reyes y Asociados, Miceli Mena Morgado.

“Es lógico pensar que nuevamente se interpongan amparos en contra de esta restricción temporal, la cuestión ahora será si nuevamente los Juzgados de Distrito —y en su caso la SCJN— concederán la suspensión y amparo o bien, por presiones políticas lo negarán”, retomó la especialista.

Asimismo, el investigador de la UAM Bernardo Navarro reforzó la idea, al explicar que lo que ocurrirá va a ser que los viajes se van a redistribuir porque son en su mayoría traslados necesarios, pues es muy difícil que se puedan eliminar o limitar estos desplazamientos.  

Propuestas

Ante el descontento por parte de la ciudadanía y el rechazo al nuevo programa Hoy No Circula implementado desde el 5 de abril  y  hasta el 30 de junio de 2016, el especialista en movilidad Bernardo Navarro, hizo las siguientes recomendaciones:

1.- Reducir el número de desplazamientos (compartiendo vehículos), en empresas y escuelas
2.- En el caso de negocios pequeños y medianos, sensibilizar a los que demandan insumos para hacer suministros de mayor cantidad y reducir el número de viajes, y
3.- El ensayo de teletrabajo en los servicios, en donde sea posible, promover que el día que no circulen los trabajadores operen de esta manera, como se hace en otras ciudades del mundo

Por otro lado, para el gobierno de la CDMX, así como la ciudadanía, el Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM señaló que es imperativo diseñar un programa integral que promueva la reducción de emisiones y el ahorro de energía en el transporte, fortaleciendo el transporte púbico de calidad y seguro, la renovación de la flota vehicular y que reconozca al ciudadano responsable con una manutención óptima de su vehículo.

“La disposición de los ciudadanos para asumir el nuevo Hoy no circula está determinada por su precepción sobre la honestidad y austeridad de los servidores públicos. Por ello es imperativo el combate a la corrupción y no sólo a nivel de los centros de verificación. Reiteramos que el fondo real del problema es la expansión urbana desordenada”, indicó la UNAM.

Cabe recordar que el artículo 47 del Reglamento del la multa por incumplir los programas ambientales va de los 20 a 30 veces la Unidad de Cuenta de la Ciudad de México, es decir, de los 1,433.6 a los 2,150.4 pesos así como la remisión del vehículo al depósito vehicular.