BID sugirió implementar `reformas fiscales en AL´

La mayoría de los países requieren recortar el gasto corriente, asignar subsidios a la gasolina, electricidad y transporte público
 (Foto: Gettyimages)  (Foto: Redacción)

México (Notimex).- El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) explicó que debido a un crecimiento mundial débil, una explosión demográfica en declive, la reducción en los precios de los productos básicos y situaciones fiscales a la baja dejan en evidencia la necesidad de aplicar profundas reformas fiscales en América Latina y el Caribe.

En su informe macroeconómico anual de “Es hora de actuar: América Latina y el Caribe enfrentan grandes desafíos” se razonó que la mayoría de los países requiere recortar su gasto fiscal sin reducir las inversiones de capital, es decir, aplicar un esquema de reformas más profundas a pesar de la difícil situación de tener que actuar de manera inmediata o exponerse a ajustes aún más complicados en el futuro, consideró el vicepresidente del BID, Santiago Levy.

“La buena noticia es que hay mucho espacio para mejorar la eficiencia del gasto y realizar un rebalanceo de las políticas fiscales, lo que permitiría mejorar el crecimiento y preservar los cuantiosos beneficios sociales alcanzados en el transcurso de la última década”, explicó el especialista.

De acuerdo a los resultados del informe, señaló que los precios de las materias primas volvieron a los niveles de la década de 1990, con pocas posibilidades de recuperarse en el futuro cercano.

Además el economista en jefe del BID, José Juan Ruiz, mencionó que la región experimentará un crecimiento nulo o levemente negativo en 2016, pues casi una cuarta parte de los 26 países miembros del BID actualmente registran un crecimiento del 3.5% o superior.

Sumado a la caída en los precios de los productos básicos, la región enfrenta un serio shock demográfico con el envejecimiento poblacional implicadas del 2011 al 2020, el incremento del empleo podrá llegar a contribuir un 0.6% al índice contra 2% registrado en la década del 2000, una pérdida del 1.4%.

De igual forma, en el estudio se precisó que durante del 2014 al 2020 sobre el auge de las materias primas, el crecimiento anual promedio proyectado es de 1.7% cifra menor del 4% registrado entre 2003 y 2013.

“La mayoría de los pronósticos prevé una recuperación moderada en los precios de los commodities (materias primas), pero no debemos perder de vista que los precios de los productos básicos son prácticamente imposibles de predecir. Es necesario que los países desarrollen mejores métodos para manejar la incertidumbre respecto de los precios de estos”, señaló el asesor económico principal del BID, Andrew Powell.

Asimismo, los países de América Central y el Caribe son beneficiados por las caídas en el precio del crudo y la recuperación económica de Estados Unidos, pero varios de ellos aún deben realizar ajustes fiscales para impedir que crezcan sus deudas.

Con base en los presupuestos fiscales declarados de 15 países se proyectó que los ingresos aumenten en 1.1% mientras que los recortes asciendan 1.7% -del cual el punto porcentual proviene de la reducción en gastos de capital y afectará el crecimiento a futuro-.

Por otra parte, los especialistas consideraron que que existe la oportunidad de reequilibrar el gasto en favor de la inversión pública, sobre programas de reparación y mantenimiento de infraestructura.

El organismo resaltó que algunos países lograron ahorrar y por tanto pueden suavizar la transición a precios bajos de los commodities; sin embargo, en otras naciones se aumentó su gasto público en respuesta a la recesión sufrida en 2009 y no se revirtió el aumento cuando las economías mejoraron.

Además, una mejor infraestructura también impulsará el desempeño exportador de la región, si se profundiza la integración regional para aumentar la escala, permitiendo que las firmas compitan en mercados internacionales.

A su vez, el informe sugiere recortar el gasto corriente mediante una mejor asignación de los subsidios a la gasolina, electricidad y transporte público e impulsar la eficiencia del sector de la educación y salud.