Prevén que alza de tipo de cambio impacte precios

Si la inflación al consumidor termina el año por arriba del 3% ocasionaría reducción del poder adquisitivo
 (Foto: Getty Images)  (Foto: Redacción)

México (Notimex).- Las presiones sobre el tipo de cambio pueden mantenerse hasta finales del año al percibirse algunas señales de un posible impacto en los precios que podría extenderse hasta principios de 2017, consideró el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

El organismo precisó que aunque hasta ahora el debilitamiento de la moneda no ha tenido un impacto importante sobre el indicador general de precios al consumidor, las empresas que requieren de insumos del exterior pueden no tener la capacidad de seguir absorbiendo los costos que implica un tipo de cambio como el que se observa actualmente.

En mayo los precios al productor reportaron una tasa de crecimiento anual de 5%, que fue la más alta en los últimos 47 meses, tasa que casi duplica el aumento de los precios al consumidor que tuvieron una alza anual de 2.6%, según cifras del INEGI.

Ante ello, en algún momento podrían comenzar a reflejarse en los precios finales y propiciar que la inflación al consumidor volviera a repuntar para ubicarse nuevamente en niveles superiores al 3%, lo que ocasionaría que la ganancia real del poder adquisitivo se reduciría en casi 3% durante los siete meses que faltan para concluir el año.

Aunque los pronósticos de inflación se mantienen dentro del rango establecido por el Banxico de 3% -más/menos un punto porcentual- también están por arriba del nivel inflacionario actual, lo que podría llevar a una moderación en la recuperación del poder adquisitivo del salario mínimo.

Si el tipo de cambio se mantiene por varios meses más en los niveles actuales, es factible que el Banco de México (Banxico) tome algunas medidas de política monetaria, incluso una posible alza en las tasas de interés, con independencia de lo que decida la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos sobre sus tasas.

El CEESP mencionó también que hay quienes consideran que gracias a la estabilidad macroeconómica, existen elementos para que el tipo de cambio se corrija en el corto plazo, aunque hay otras opiniones oficiales que señalan que pese a la estabilidad de las variables fundamentales, la volatilidad de la moneda se mantendrá por algunos meses más.

Esto implica que las presiones pueden mantenerse hasta finales del año y el posible efecto sobre los precios pueda extenderse hasta principios del 2017, lo que de concretarse, podría revertir el dinamismo del consumo en los últimos meses, incidiendo negativamente en el ritmo de crecimiento de la economía.