Medición de pobreza actual crea 'limitaciones'

Proponen establecer reglas claras para distribuir recursos por duplicidad en la geografía de la pobreza
 (Foto: Cuartoscuro)  (Foto: Redacción)

Formas de medir la pobreza producen “incongruencias y limitaciones que imposibilitan a los municipios ejercer los recursos del Fondo de Aportaciones para a Infraestructura Social Municipal y, por ende, tienen observaciones de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), informó el presidente de la Comisión de Fortalecimiento al Federalismo de la Cámara de Diputados, Juan Pablo Piña Kurczyn.

Las Áreas Geoestadísticas Básicas (AGEBs) para medir la pobreza no cuentan con reglas fijas y claras, lo que genera confusión e incertidumbre territorial, así como dificultad para elaborar planes a largo plazo, señaló el diputado.

Actualmente, dijo, hay dos formas de medir la pobreza: a través de las Zonas de Atención Prioritarias y las AGEBs. De los 2,080 municipios que disponen con una Zona de Atención Prioritaria, existen al menos 994 que también cuentan con Áreas Geoestadísticas Básicas, es decir, “hay una duplicidad en la geografía de la pobreza por este problema”, denunció

Indicó que entre 2013 y 2014 disminuyeron 4,735 AGEBs, situación que afectó a 204 municipios mayores a 100,000l habitantes. Además, existen 354 ayuntamientos sin clasificación de pobreza; no obstante, “reciben dinero del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal”.

Por ello, en reunión de trabajo, dicha instancia legislativa aprobó una opinión favorable a la iniciativa que modifica las leyes General de Desarrollo Social y de Coordinación Fiscal, para establecer reglas claras y sencillas que se traduzcan en una mejor distribución de los recursos federales a aquellos municipios del país que más lo necesitan.

La propuesta, que será dictaminada por las comisiones de Desarrollo Social y de Hacienda y Crédito Público, busca condicionar la entrega de los recursos al cumplimiento de reglas de operación que establezca el Poder Ejecutivo Federal, de manera que “permita erradicar la discrecionalidad y corrupción de los servidores públicos”.