Víctimas de robo de datos crece 5.5% a nivel global

Pagar a delincuentes para recuperar información impulsa la economía subterránea y a su vez, esa actividad
 (Foto: Getty Images)  (Foto: Redacción)

El número de víctimas de malware que bloquea las computadoras o cifra datos de empresas, redes de gobierno y usuarios individuales aumentó 5.5% de 2015 a 2016 al registrar 718,000 afectados por estos ataques.

Además de infringir los dispositivos, también exige a los internautas pagar un rescate para recuperar el control o los archivos afectados lo que lo convierte en una amenaza de primer orden para los cuerpos policiales de la Unión Europea, de acuerdo con la empresa de ciberseguridad, Kaspersky Lab.

Actualmente no hay herramientas de descifrado para todos los tipos de malware existentes en la actualidad, por lo que si un usuario está infectado, hay muchas posibilidades de que los datos se pierdan para siempre.

Por otro lado, la Policía Nacional Holandesa, Europol, Intel Security y Kaspersky Lab crearon No more Ransom (No más rescate), un nuevo portal en línea destinado a informar al público acerca de los peligros del ransomware y ayudar a las víctimas a recuperar sus datos sin tener que pagar un rescate a los delincuentes.

“El mayor problema hoy con el cripto-ransomware es que cuando les bloquean datos valiosos, los usuarios pagan fácilmente a los delincuentes para recuperarlos. Eso impulsa la economía subterránea, y estamos enfrentando un aumento en el número de nuevos jugadores y en el número de ataques como consecuencia de ello. Sólo podemos cambiar la situación si coordinamos nuestros esfuerzos para luchar contra el ransomware. La aparición de herramientas de descifrado es sólo el primer paso en este camino”, declaró Jornt van der Wiel, investigador de seguridad en Kaspersky Lab.

La página web de No More Ransom ofrece a las víctimas la posibilidad de informar un crimen, conectándolo directamente con la visión de la Oficina Europea de Policía sobre los mecanismos nacionales de informes.

El proyecto fue concebido como una iniciativa no comercial destinada a proteger tanto a las instituciones públicas y privadas. Debido a la naturaleza cambiante del ransomware, con nuevas variantes desarrolladas por los cibercriminales.