Mejora competitividad, pero es inhibida por el Estado

La educación primaria permanece como una debilidad, según un reporte que evalúa 138 economías
 (Foto: Getty Images)  (Foto: Redacción)

Aunque México mejoró posición y calificación en el ranking del Reporte de Competitividad Global 2016–2017 del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) desde 2006,  las instituciones se mantienen como el principal inhibidor a la competitividad del país.

En ese sentido, la nación pasó de la posición 57 a la 51 y obtuvo una calificación general de 4.41 en una escala del 1 al 7. Este reporte incluye el Índice de Competitividad Global (ICG), que evalúa el desempeño de 138 economías.

Sin embargo,  resalta la preocupación del empresariado por el costo de los delitos en sus negocios y el factor de la educación primaria que permanece como una debilidad para la competitividad nacional.

El WEF señala que el avance de México, en general, se debe principalmente a la mejora de la eficiencia en sus mercados, asociado a progresos en la competencia local y extranjera, reflejando los resultados de las reformas de competencia económica y de política comercial.

Asimismo, señala que se lograron avances en la flexibilidad laboral y en el acceso a préstamos.

Ocho de los 12 pilares que conforman el índice, México se mantuvo sin cambios en dos y descendió en dos, mientras que, en los demás avanzó.

-
 -  (Foto: Redacción)

Así, México se ubica como el tercer país más competitivo de América Latina, superando en esta edición a Costa Rica (54) y sólo por detrás de Chile (33) y Panamá (42).

La calificación registrada para México recoge la opinión del empresariado sobre múltiples factores asociados a la competitividad de nuestro país que fueron encuestados por el WEF entre marzo y mayo de 2016 y que integra el 70% de los datos del Ìndice.