Estimular inversión y evitar desaceleración, pide CCE

Cuatro aspectos que no deben pasar en el Congreso por ser `contraproducentes para las empresas´
 (Foto: CCE)  (Foto: Redacción)

Agotar opciones para estimular la inversión, el empleo, el poder adquisitivo  y evitar impuestos o medidas que desaceleren el crecimiento, pide el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) al Congreso para la Ley de Ingresos 2017.

Eliminar o enmendar los que tendrían efectos contractivos y añadir medidas que puedan impulsar la actividad económica, sin menoscabo de la salud de las finanzas públicas y del ajuste que hay que realizar, exigió el presidente del organismo, Juan Pablo Castañón Castañón.

Entre los aspectos negativos el CCE enumeró cuatro que no deben pasar por considerarlos “contraproducentes para las empresas y la actividad económica”.

  • Acreditamiento del IVA por inversiones en periodos pre operativos.  

“Ello implicará un costo financiero verdaderamente significativo para las empresas que estén invirtiendo, además de la necesidad de modificar los modelos de inversión que se venían aplicando”, explicó la organización empresarial.

  • La retención de ISR por intereses. Se modifica la mecánica de cálculo de la tasa de retención de ISR por pago de intereses que resulta un incremento en la tasa para quedar en 0.58% en lugar del 0.50% vigente.

“Un incremento, de  tal magnitud, que contraviene a lo establecido en el pacto de no establecer nuevos impuestos ni aumentar las tasas de los ya existentes”, analizó en un comunicado.

  • Inaceptable incorporar reglas de gobierno corporativo aquellas donatarias filantrópicas con ingresos de más de 100 millones o activos mayores a 500 millones pues se incorpora como supuesto de liquidación cuando les revoquen la autorización o cambien de residencia, debiendo en consecuencia transmitir la totalidad de su patrimonio a otra donataria, entre otras medidas.  
  • En términos generales los derechos se actualizan por la inflación y se realizan algunas precisiones, pero resalta un incremento significativo en el caso de los derechos que se cobran por el análisis de las consultas en precios de transferencia.

“Esto es muy gravoso para las pequeñas empresas, al pasar los derechos de 12, 912 a 216,308 pesos; significará un gran esfuerzo y un gran costo para las pequeñas empresas”, consideró Castañón Castañón.

En otros aspectos, sobre todo los que faltan en la prioridad de impulsar la actividad económica, destacan:

  • la deducción plena de las prestaciones laborales, que solo pueden ser deducibles del 47% al 53% de las mismas.

“El haber eliminado esto, con la última reforma fiscal, ha sido muy gravoso para muchas empresas y está desincentivando la formalidad. Afecta por igual a los empleadores y a los trabajadores, y hay un punto fundamental en este sentido: necesitamos pagar las prestaciones laborales de nuestros trabajadores para que tengan un salario integral superior, de acuerdo a su propia productividad, y que el propio gobierno reconozca al menos las prestaciones de ley que necesitamos, y que nos obliga la ley a otorgarles”, calificó el CCE. 

  •  considerar medidas como un tratamiento fiscal para desperdicios industriales, un régimen de salida en las SIBRAS, y la deducción al 100% de los vehículos eléctricos e híbridos.
  • deducción al 100% de gastos pre operativos y de exploración del sector minero, acreditamiento del 10% de dividendos contra el ISR del ejercicio y actualización de las tarifas de ISR de personas físicas, para cumplir con los principios de progresividad y equidad.
  • la posibilidad para las personas físicas, de que éstas deduzcan las aportaciones personales que se hagan a los planes de retiro contratados de manera colectiva, sin que les sean aplicables las limitantes de las deducciones personales anuales.