Implementación adecuada de ZEE traería inversión

Se consideraron ocho principios para poner en marcha las Zonas Económicas Especiales en México
(Foto: Cuartoscuro)
 (Foto: Cuartoscuro)  (Foto: Redacción)

Cuando  las Zonas Económicas Especiales (ZEE) son diseñadas e implementadas de manera adecuada se incrementa la competitividad regional, atraen inversión productiva y crean empleos, de acuerdo con la experiencia internacional, entre otros beneficios destacados por la SHCP.

Las primeras ZEE se establecerán en puntos con una ubicación estratégica y un alto potencial productivo, además de cumplir con los requisitos establecidos en la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales.

Para su puesta en marcha y desarrollo,  se consideraron los siguientes principios:

1. Permitir que cada Zona desarrolle gradualmente una especialización sectorial, de acuerdo con sus vocaciones productivas presentes y potenciales.

2. Buscar atraer empresas de gran calado que generen un efecto tractor para otras empresas.

3. Fomentar mecanismos de vinculación de la Zona con su entorno, evitando que se conviertan en enclaves.

4. Propiciar la salvaguarda del medio ambiente y la adopción de buenas prácticas empresariales en términos de sustentabilidad ambiental.

5. Incentivar una alta productividad y remuneraciones acordes a la misma.

6. Facilitar la instalación y operación de las empresas mediante una Ventanilla Única.

7. Crear un esquema de incentivos y facilidades que hagan atractivas a las ZEE, tanto desde una perspectiva nacional, como considerando otras regiones en el mundo.

8. Desarrollar una estrategia de seguridad y estabilidad social integral.

Estos esfuerzos se reflejan en avances en varios de los frentes que involucran la implementación del proyecto. Además de la creación del marco legal e institucional que les dará soporte, destacan:

  • el análisis para ubicar sitios potenciales con las mejores condiciones para el desarrollo de las ZEE.
  • la identificación preliminar de necesidades de infraestructura, que permitirá apuntalar la conectividad de las regiones que albergarán las ZEE e incrementará su atractivo para los inversionistas.
  • la identificación preliminar de las vocaciones productivas de las primeras ZEE, tomando en cuenta su estructura productiva existente y las oportunidades para desarrollar su potencial productivo latente.
  • el análisis preliminar de los distintos incentivos que operarán en cada ZEE, con base en las mejores prácticas internacionales.