Entre una semana y dos meses, estabilización del peso

23 pesos por dólar, salida de más capitales y aumentos en las tasas de interés, otros efectos por victoria de Trump
 (Foto: iStock)  (Foto: Redacción)

Por Estefanía Camacho

Estabilizar el tipo de cambio y que regrese a 18.20 pesos por dólar tardará entre una semana y dos meses, luego de la volatilidad que presentó la moneda nacional tras las elecciones presidenciales de Estados Unidos, adelantaron especialistas.

“La volatilidad podría presentarse al 20 de enero y podría llegar hasta a 22 pesos por dólar, según el consenso de consultorías internacionales”, explicó Gabriel Pérez del Peral, economista por la Universidad Panamericana.

El experto explicó que este fenómeno perdurará hasta entonces, que es cuando el actual presidente de Estados Unidos, Barack Obama, deje el cargo y lo transfiera al ganador de las elecciones que tuvieron lugar el 8 de noviembre, Donald Trump.

Sin embargo, el jefe del Departamento de Teoría Económica y Economía Pública de la UNAM, Miguel Cervantes, recordó que tras las declaraciones del entonces candidato republicano y la realización de los debates presidenciales, la desestabilización tardó dos días en alcanzar su máximo y una semana en retomar su nivel normal.

Afirmó que el fenómeno que observamos hoy en el tipo de cambio se parece.

Asimismo, ambos especialistas compararon la depreciación del peso con lo ocurrido también al salir los resultados del referéndum de Reino Unido que anunciaban su salida de la Unión Europea.

“En el caso del Brexit, cuando nosotros observamos la volatilidad, ese fenómeno duró dos días, pero estamos alejados respecto a Europa y no son nuestros socios fundamentales. En el caso de Estados Unidos, el efecto sí será de mayor duración, pero esperaría que esto no trascienda más allá de un par de semanas”, refirió Cervantes.

Comercio

En términos de comercio, continuó, cuando el tipo de cambio se deprecia es ventajoso para exportadores, sin embargo tiene su contraparte para los que importan.

“Nosotros lo podemos ver en el caso de China que tienen una política de mantener su tipo de cambio devaluado y tienen números positivos en términos de comercio exterior. Si nosotros pensáramos que en un escenario el tipo de cambio tuviera una agenda de una constante depreciación a lo largo del tiempo, no sería un dato tan malo porque  disminuiría las importaciones y con esto le daría una ventaja al comercio exterior de México con relación al de EU”, analizó Miguel Cervantes.

¿Y lo peor que podríamos esperar?

“En general un tipo de cambio de 22 o 23 pesos por dólar, salida de más capitales, aumentos violentos en la tasa de interés por parte del Banco de México para disminuir la salida de capital ante Estados Unidos y salida de empresas exportadoras hacia ese país ante un posible incremento de los aranceles”, finalizó.