Educación, clave para combatir ciberdelitos

La falta de conocimiento y el descuido propician la ciberdelincuencia
 (Foto: iStock)  (Foto: Redacción)

Por Jesús Coronado

La educación es fundamental para prevenir ser víctima de la ciberdelincuencia, ya que por medio de ella es posible identificar páginas falsas que buscan sustraer información, correos o sitios en donde descargar archivos puede ser riesgoso.

Si bien puede resultar tedioso tener diferentes contraseñas para todas las cuentas online, es un ejercicio de memoria útil para el ser humano.

Según la encuesta “Got Hacked?”, realizada por Craig Newmark (craigconnects), Rad Campaign y Lincoln Park Strategies, el 69 % de los norteamericanos se preocupan por los ataques por medio de correo electrónico, un 71 % considera que mucha información personal se ha hecho pública, el 75 % teme el robo de identidad, y el 80 % están consternados ante la posibilidad de descarga de alguna forma un virus o malware en sus dispositivos.

El estudio revela que pese a la falta de confianza, el uso de la mayoría de las redes sociales se ha incrementado de 2014 a 2016, lo que es paradójico; aunque esto podría atribuirse a una falta de interés, así como a la desidia al momento de establecer medidas mínimas de seguridad por parte de los usuarios.

Lo anterior, es preocupante si se considera que en la actualidad se cuenta con más información a la hora de generar una contraseña. Sin embargo, no se emplea a causa de la cantidad de cuentas y registros que se tiene.

Un estudio de Security Fatigue sostiene que es imposible crear 100 contraseñas únicas, seguras y recordarlas, aunado al hecho de que muchas veces deben cambiarse periódicamente. Pese al hecho que es raro que alguien tenga que manejar dicha cantidad de claves, los usuarios se fatigan y se sienten abrumados por tener que estar constantemente alerta y existe cierto hartazgo ante todas las medidas que se deben adoptar para estar seguros. De ahí que muchos se decanten por utilizar la misma clave para todas sus cuentas en línea.

La desidia y falta de conocimiento suelen ser los aliados perfectos para los delincuentes. Un listado elaborado por la desarrolladora de software de seguridad SplashData muestra las peores contraseñas utilizadas en 2015, destacando que en el número uno se localiza “123456” y como segundo lugar “password”. Esto confirma lo preocupante que pese a la cantidad de información disponible, las personas expongan la información vital de su correo electrónico o de su banca en línea de esa manera.

La finalidad de listas de esta índole es concientizar a los usuarios de la importancia de elegir contraseñas seguras y diferentes para cada cuenta para evadir un efecto de cascada en el caso de un ataque.

Debe tenerse en cuenta que la prevención es el mejor mecanismo para combatir los ciberdelitos. Si bien la tecnología avanza a pasos agigantados y conforme cada adelanto una nueva amenaza surge, la información es poder y mientras más se conozca, más sencillo será evitar la comisión de actos ilícitos. Fomentar el tomar medidas al respecto es una solución a estos problemas.