México preparado para impactos económicos

Renuncia del gobernador de Banxico no significa que el que capitán `se baje del barco en medio de la tormenta´
(Foto: Cuartoscuro)
 (Foto: Cuartoscuro)  (Foto: Redacción)

México es un país global sujeto a impactos internos y externos, por ello, sistemáticamente se ha preparado, aclaró el secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña.

El secretario Meade explicó que el país cuenta con su deuda prefondeada, se anunció el plan de negocios de Pemex, se avanza en la instrumentación de las reformas estructurales y en el Paquete Económico del año próximo se volverá a un superávit primario, con lo que México envía una señal de trabajo.

La conducción de la política económica, por otro lado, no está supeditada a los resultados del proceso electoral en Estados Unidos, ya que no empezaron a prepararse después de la elección, pues se hicieron  muchas cosas desde antes, puntualizó.

Además se utilizarán -en caso de existir- los remanentes del Banco de México para fortalecer el balance público y, “antes y después de la elección, desde la perspectiva de finanzas públicas hemos mandado señales de que nuestro marco macro va a permanecer robusto y su gestión va a ser responsable”.

Como ejemplo, citó que hay diversos proyectos de inversión en marcha, como los del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México que implica el año próximo recursos por 29,000 millones de pesos, así como el despliegue de la red compartida, que contempla en total casi 60,000 millones.

Renuncia de Carstens

Por otro lado el aún gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, confió en la capacidad de ejecución de Meade y el manejo de la política fiscal hacia la estabilidad económica y crecimiento del país.

Carstens negó  además que su renuncia signifique que “el que capitán se baje del barco en medio de la tormenta”, en referencia a la volatilidad internacional, ya que todavía seguirá al frente del Banxico durante los próximos siete meses “y espero que la tormenta no dure tanto”.

Comentó que si bien el Banxico tuvo diferencias con la Secretaría de Hacienda en cuanto a sus respectivos pronósticos de crecimiento económico, ninguna de las dos instituciones tiene “una esfera que nos permita pronosticar correctamente”.

El funcionario aclaró que la decisión de aceptar el cargo de gerente general del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) a partir del 1 de octubre de 2017, no obedece a ningún desencuentro con el gobierno federal.

“De ninguna manera se debe leer mi salida a una reacción de mi parte a una situación coyuntural o algún supuesto desencuentro con la Secretaría de Hacienda o el gobierno federal, no hay nada de eso”, subrayó en rueda de prensa.

Carstens presentó su renuncia como gobernador del Banxico tras casi siete años en el cargo, la cual es efectiva a partir del 1 de julio de 2017.

Sobre el perfil que debe tener su sucesor ante el escenario económico actual, bromeó al decir “que sea más esbelto”, además de que cumpla las características que marca la Ley del Banxico, entre ellas, que tenga experiencia en materia financiera y en asuntos de política económica, “y hay muchos en México”, entre ellos los actuales miembros de su Junta de Gobierno.