Seis errores más comunes en nómina digital

Se estima que 4.5% de los RFC reportados por los patrones son erróneos
 .  (Foto: Getty)

Estos son los seis errores más comunes en la elaboración de los recibos de nómina electrónicos, de acuerdo con Magdalena Méndez Gerente de Soporte Técnico de la empresa de software administrativo Aspel.

A partir del 1 de enero de 2017 dichos documentos deben cumplir nuevos requisitos fiscales para que las empresas puedan deducir de manera adecuada sus gastos de nómina.

1.- Validación del RFC incompleta: Se estima que 4.5% de los RFC reportados por los patrones son erróneos, esto se debe a que los contribuyentes o las empresas no acostumbran hacer uso de las herramientas de verificación del SAT. Se puede validar la existencia de los RFC con las soluciones en línea del portal de la autoridad tributaria. 

2.- Uso de CURP errónea o duplicada: Es responsabilidad tanto del empleador como del trabajador revisar que el CURP de las personas físicas esté compuesto por 18 caracteres. Adicional a ello hay que validar su registro para evitar duplicaciones con otros contribuyentes.

3.-Régimen fiscal impreciso: Su llenado debe realizarse de acuerdo con los catálogos publicados por el SAT. En ellos se detalla, para cada opción, una clave numérica y debe especificarse si es una persona moral o física y de qué tipo.  

4.-Imprecisión sobre cuáles percepciones son gravables: Siempre debe especificarse cuáles ingresos del trabajador deben pagar impuestos (gravables) y cuáles son exentos. Recuerda que todo beneficio o bono que recibe un trabajador puede ser considerado exento de impuestos.

5.-Inconsistencia en la información: Cada dato expresado en el recibo debe ser congruente entre sí; por ejemplo, el tipo de contrato siempre debe coincidir con el régimen de contratación.

6.- Expresión de números negativos: La autoridad solicita que en el nuevo recibo digital de nómina no se indiquen números negativos. Por lo tanto, genera un nuevo nodo, llamado “otros pagos”, en el que podrás indicar aquellos montos que no son un ingreso para el trabajador; por ejemplo, el subsidio para el empleo, viáticos o reintegro de ISR.