Consejos para adquirir tu primera tarjeta de crédito

Tener un plástico no es sinónimo de deudas y recibos; podrías tener ciertos beneficios
 (Foto: Getty Images)  (Foto: Redacción)

Por Estefanía Camacho

Casi la mitad (45.6 %) de la población mexicana no tiene ni un crédito formal, y casi el mismo porcentaje (38 %) pide préstamos a familiares, amigos o conocidos, a cajas de ahorro o a casas de empeño, quienes en cierta medida terminaron por cobrarles intereses.

Por otro lado, el 29 % (22.1 millones) de la población adulta afirmó tener contratado al menos un crédito formal (tarjeta de crédito departamental o bancaria, crédito de nómina, personal) con alguna institución financiera, según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2015.

¿Necesito una tarjeta?

Lo primero que debes saber es, para qué sirve. Al respecto, habló con nosotros el co-fundador del sitio de comparación de productos y servicios financieros, ComparaGuru.com en México, Freddy Domínguez.

“El crédito, es un medio de pago o una línea de crédito, pero al final del día es un medio electrónico que tiene ciertos beneficios, como la seguridad. Las tarjetas de crédito con anualidad o sin anualidad, en su mayoría, traen seguros contra extravíos o fraudes y esta es la gran diferencia contra el efectivo o las tarjetas de débito; una tarjeta de débito sí es efectivo tal cual, es el equivalente a que dejaste mil pesos en la calle, si alguien los agarró, la posibilidad de que te lo devuelvan prácticamente es nula”, aclaró el también asesor financiero.

En ese aspecto, el 35.1 % utilizó el crédito para pagar comida, gastos personales o de servicios; el 20.1 % lo ocupó para gastos de salud, el 13.9 % fue para educación y el 12.9 % para atender emergencias.

Sin embargo, destacó que uno de los beneficios más menospreciados de las tarjetas de crédito es la generación de un historial crediticio.

“Probablemente no quiero la tarjeta o no la necesito y eso está bien. El problema surge después cuando no te otorgan un crédito ya sea automotriz, o hipotecario por falta de este historial o te lo den, pero a una tasa más alta”, contrastó Freddy Domínguez.

Los mexicanos dijeron que entre las razones por las cuales no contaban con un crédito formal es porque:

  • no les gusta endeudarse (39.5 %)
  • no cumplen con los requisitos o ingresos suficientes (32.9 %)
  • no le interesa o no lo necesita (19.3 %)
  • los intereses o las comisiones son altas (14.2 %)
  • el 4.9 % no confía en las instituciones financieras por malos servicios

Sin embargo, existen algunas maneras para generar este historial y posteriormente adquirir una tarjeta, sugiere el experto en finanzas:

1.- Tarjeta por depósito, no es tan común en México, son como tarjetas de crédito prepago y sobre eso ya te dan tu línea. Es como un híbrido entre débito y crédito. No son tan populares, porque el banco se expone a cierto riesgo

2.- Obtener una departamental, el 80 % de las personas señalan que a sus 23 o 24 años, su primera tarjeta fue departamental. Es una manera usual de entrar al sistema crediticio

3.- Tomando un préstamo inmediato y pagándolo a la brevedad, para mostrar que eres un usuario de fiar

Con eso resuelto, continuó el vocero de Comparaguru, la recomendación que da es que las tarjetas premium tienen altas anualidades y es porque traen altos beneficios y consideró que no hay mayor desperdicio de dinero que andar pagando altas anualidades por algo que no se ocupa.