Ética en los negocios, desafío del siglo XXI

La importancia de los valores en las empresas para el crecimiento de las compañías
 (Foto: Gettyimages)  (Foto: Redacción)

Por Aminetth Sánchez

El fundador del Foro Mundial para la Ética en los Negocios, Sri Sri Ravi Shankar, señaló que “las últimas dos décadas han demostrado que es imposible fundar, mantener y crecer un negocio de forma no ética”.

Según el líder, para lograr la permanencia de una empresa se necesita impulsar los valores humanos, promover los buenos ejemplos globales y convertir a las cámaras de comercio de los países en redes que contengan las malas prácticas.

"Hay negocios en el mundo que han logrado el éxito subiendo la escalera de la ética, como los líderes más exitosos de la India (…) la ética es algo muy simple, lo que no quieres que tu cliente te haga, no se lo hagas. Lo que no quieres que los proveedores te hagan, no se los hagas. Si tú no quieres que tus empleados te engañen a ti, entonces tú tampoco engañes al gobierno".

Por su parte, presidente de la firma Logistics Dadoo, Ricardo Dadoo, explicó que la ética está relacionada con valores básicos empresariales como autocontrol, sabiduría, prudencia y rectitud; pese a ello "se ve como natural actuar de forma no ética en los negocios, esto resulta fundamentalmente de los líderes de empresas débiles que no tienen carácter".

El socio fundador de la empresa Alimsa Consultores, Manuel Giraldi, señaló que existen cuatro desafíos éticos que los empresarios deben comenzar a trabajar:

Impacto de la tecnología

"Nunca antes en la historia de la humanidad hemos tenido acceso a la tecnología como lo tenemos hoy, nunca antes habíamos estado tan interconectados con todo lo malo y lo bueno que esto supone" por lo que en el corto plazo los empresarios deberán ocuparse por recopilar y utilizar de forma ética la información generada con el objetivo de no acceder a información privilegiada de forma ilícita.

Contacto con el medio ambiente

Es importante que las compañías aprendan y comiencen a implementar procesos éticos para relacionarse de manera diferente con el entorno pues "operamos en un mundo con recursos limitados como si fueran ilimitados, y se van a acabar. Eso va a crear una gran tensión social y grandes dilemas éticos".

Frente al consumismo

El consumo y el consumismo son grandes problemas que tendrán un impacto en la ética porque en el mundo se quiere más de lo que realmente se necesita; por ello, "de manera desenfrenada se genera un desperdicio que no debería existir, lo que produce una tensión social” a llegar a niveles de violencia o degradación personal.

La emergencia de los nacionalismos

Ante el surgimiento de movimientos que buscan construir fronteras entre países y comunidades, recomendó actuar de forma ética para combatirlos frontal, abierta y directamente, pues "no tenemos idea de lo cerca que estamos ideológicamente de cómo estaba el mundo en los años 20, cuando se desataron los grandes nacionalismos europeos".

Con información de Expansión