FMI rebaja expectativa de crecimiento para México

Debilidad de las instituciones políticas, combate a la corrupción y transparencia son limitantes
(Foto: Getty Images)
 (Foto: Getty Images)  (Foto: Redacción)

El Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó 0.6% los pronósticos de expectativa del desempeño económico de México para 2017 y 2018, frente a su previsión anterior.

“Revisamos a la baja los pronósticos de los mercados emergentes y en desarrollo como en la India. México tendrá de su lado un contagio de las políticas en los Estados Unidos”, comentó la directora del FMI, Christine Lagarde sin entrar en detalles en un panel sobre las perspectivas de crecimiento de la economía mundial para este año.

La institución financiera internacional espera ahora un crecimiento de la economía mexicana del 1.7 % en 2017 y del 2 % en 2018.

Sin embargo, el analista soberano de México de la calificadora internacional Moody's, Jaime Reusche, aseguró que el país tiene la posibilidad de cambiar su actual calificación "A3 con perspectiva negativa", siempre y cuando el gobierno mantenga el proceso de consolidación fiscal en 2017 y que estabilice la deuda con respecto al PIB.

Argumentó que una de las limitantes que influye en la calificación de México es la debilidad de las instituciones políticas relacionadas con gobernabilidad, combate a la corrupción y transparencia.

"Estos temas afectan a la sociedad y limitan la calificación y la mantienen en A3, porque México podría tener una calificación mucho más alta de no tener las limitantes de las instituciones políticas que son una de las grandes debilidades de crédito", sostuvo.

Además piden constatar que se mantiene el proceso de consolidación fiscal a lo largo del año, que no se revertirá el progreso alcanzado al respecto y que la deuda, efectivamente no aumenta, sino que se estabiliza respecto al PIB.

El principal factor externo de riesgo para México es el inicio del nuevo gobierno de Estados Unidos, que amenazó con imponer impuestos a las exportaciones mexicanas, lo que les restaría competitividad al venderse más caras.

Dijo que ante este comportamiento atípico, "tanto las exportaciones como las inversiones podrían verse golpeadas" y en consecuencia contraerse.