Impuesto a remesas promoverá mercado negro

Donald Trump pretende gravar los envíos de inmigrantes ilegales para pagar el muro
 (Foto: iStock)  (Foto: Redacción)

Por Carmen Luna

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que una de las formas para que México pague por la construcción de un muro en la frontera es la confiscación o la aplicación de un impuesto a las remesas de los mexicanos sin estatus legal, lo cual se suma a ideas de gravar con el 20% a las importaciones mexicanas; sin embargo ambas propuestas afectaríana los consumidores de ese país.

Dicha imposición tendría efectos negativos para México y EU; así como un aumento en los riesgos de la creación de un mercado negro para el envío de dinero y dificultaría el rastreo de aquel país.

Cabe señalar que en 2016 las remesas enviadas a México sumaron un récord de 26,927 millones de dólares (mdd) lo que se traduce en un aumento del 8.8% anual. Esto puede obedecer a que a los connacionales buscan anticiparse a las medidas de Trump para gravar las remesas, las cuales representan 2.3% del PIB de México y su disminución implicaría menor consumo y bajo crecimiento económico.

El director de Moody’s Analytics, Alfredo Coutiño, explicó que “uno de los efectos colaterales es que los trabajadores mexicanos buscarán formas alternativas para enviarlas y ahí es posible que se genere un tipo de mercado negro, que puede tener diferentes formas” precisamente porque un mercado negro se crea cuando las personas que quieren intercambiar bienes o servicios enfrentan prohibiciones por los gobiernos o no quieren pagar impuestos al realizarlo de forma legal.

Una forma de evadir la remesa es “que haya una persona que se encargue de cruzar la frontera para transportar el dinero y depositarlo en un banco mexicano (…) otra es que personas con estatus legal o un estadounidense haga los envíos de dinero”.

Según datos de BBVA Bancomer, de los casi 12 millones de mexicanos que radican en Norteamérica, entre cinco y seis millones no cuentan con un estatus legal.

Bloquear las remesas es un tema más complicado para Trump, ya que tendría que recibir la autorización del Congreso de su país para reescribir una cláusula de la ley “Patriot Act”.

El economista en jefe para México de Scotiabank, Mario Correa, dijo que “quizá los más afectados serían las instituciones financieras que están en Estados Unidos, que es de donde sale el dinero. Aun poniendo un impuesto eso no te asegura que vas a detener el flujo de remesas”.

Asimismo, Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos en un comunicado señaló que las remesadoras internacionales como Western Union o Moneygram se alían con una entidad bancaria de amplia cobertura o con una cadena comercial de tiendas.

En ese sentido, en 2016, 95.4% de las remesas que recibió México provino de Estados Unidos, seguido por Canadá con 1.1% del total.

“En el corto plazo (un impuesto) implica menor negocio para las remesadoras, ya que serían enviados menores montos y eso va a afectar sus utilidades e ingresos. Cuando se normalicen las cosas ese efecto desaparecería, pero cualquier disminución va a tener un impacto”.

Con información de Expansión