Constitución de la CDMX superará controversias: ex ministra

Olga Sánchez Cordero precisó algunos puntos que debe considerar la SCJN para la resolución de la inconstitucionalidad
 La ex ministra de la SCJN Olga Sánchez Cordero (Foto: CuartoOscuro)  (Foto: Redacción)

México (Notimex).- La ministra en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Olga Sánchez Cordero, confió en que hay posibilidad de sostener la constitucionalidad de varios artículos impugnados de la Constitución de la Ciudad de México.

Al participar en la instalación del Comité de Género y Derechos Humanos del Tribunal Electoral del Distrito Federal, se mostró optimista y consideró que las controversias se podrán superar si los ministros del alto tribunal abordan el tema a partir de ciertos criterios.

Por ejemplo, que se realice una interpretación conforme a la Constitución Federal, que se aplique la mayor amplitud de los derechos humanos y se parta de la presunción de la constitucionalidad de las normas.

Tampoco descartó que los ministros lleguen a escuchar a “Amicus Curie”, es decir, personas conocedoras del tema que presenten en la Corte una defensa de la libertad de los legisladores locales para decidir como lo hicieron, lo cual “hará una buena defensa de la Constitución”.

Incluso refirió que al ser designada como constituyente de la Ciudad de México por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, le adelantó que seguramente se presentarían controversias a la nueva Constitución, aun así insistió en que se resolverán.

Agregó que como ya se disolvió la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, será la Asamblea Legislativa del Distrito Federal la que reciba la notificación de las controversias.

Sánchez Cordero aseguró que el nuevo documento es muy progresista, sobre todo por la amplia protección a los derechos humanos, y citó como ejemplos algunos de los contenidos, como reconocer el libre desarrollo de la personalidad y el principio de la autodeterminación, incluyendo el derecho a la sexualidad de las mujeres.

También incluye el honor y el decoro de las mujeres y las niñas y a los menores de edad se les reconoce como titulares de sus derechos humanos.

Además, incluye avances como la revocación de mandato, las medidas temporales y permanentes para erradicar la discriminación, la desigualdad de género y toda forma de violencia.