Estados deberán reestructurar su deuda

Algunas entidades contrataron deuda más cara a la del promedio
 (Foto: iStock)  (Foto: Redacción)

Por Carmen Luna

Debido a que el Banxico elevó su tasa de interés referencial en 250 puntos base para ubicarse en 6.25% -un máximo desde la crisis de 2009- se espera que esta tendencia afecte a los estados al incrementar el costo en sus financiamientos.

El encarecimiento del precio del dinero determinado por el Banco de México (Banxico) pondrá a trabajar a los encargados de las finanzas de los estados, pues tendrán que reestructurar su deuda si no quieren ver un incremento en el costo de la misma.

El investigador del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), Kristobal Meléndez, explicó que "los que tienen los riesgos son los mismos estados, cuando sube la tasa de interés, los estados que están endeudados tienen que pagar una tasa de interés mayor, es un costo financiero mayor y menores recursos para programas sociales”.

La tasa de interés promedio ponderada en 2016 de la deuda estatal fue de 7.6% frente al 5.5% al 2015. Los estados que contrataron deuda a una tasa más cara fueron Quintana Roo con un promedio de 9.5%, Veracruz (8.9%), Jalisco (8.8%) y Nayarit (8.1%) según datos de Hacienda.

Cabe señalar que esta tasa de interés varía dependiendo del tipo de crédito contratado, el lapso y la institución financiera.

Además, aquellas que se endeudan a tasa variable deben de pagar la TIIE la cual depende de la tasa referencial de Banxico y un porcentaje extra que en un escenario en que el consenso de los economistas consultados por Bloomerg ve a la tasa de referencia en 7.25% para el cierre de 2017.

La calificadora HR Ratings agregó en un reporte que “sí es posible que este factor pudiera contribuir, en conjunto con otros, para una baja de calificaciones en un número reducido de casos” y monitoreará los procesos licitatorios en los que los gobiernos estatales buscarán créditos en las mejores condiciones financieras.

Respecto a la Ley de Disciplina Financiera para Estados y Municipios establece que las entidades federativas deberán de buscar las mejores condiciones a la hora de contratar nueva deuda, por lo que si la tasa de referencia es mayor, es posible que este efecto se vea compensado por la adquisición de financiamiento y reestructuras en el mercado subnacional en rangos más eficientes a los de 2016.

Algunos estados que ya realizaron las reestructuras o están en proceso de realizarlas en el corto plazo son Quintana Roo, Sonora, Nuevo León y Veracruz.

Asimismo, la calificadora Fitch tampoco descartó que algunas entidades federativas tengan que reestructurar su deuda a un mayor plazo, de tal forma que su perfil de amortización sea manejable y aminore el efecto del alza de la tasa de interés en el pago del servicio de la deuda.

Con información de Expansión