Industria farmacéutica para el 2007

Industria farmacéutica para el 2007
 .  (Foto: IDC online)

Diversos son los asuntos que el Gobierno Federal debe enfrentar en el sexenio que comienza, pero uno de los sectores que requiere de su ?apoyo?, y así lo ha manifestado, es la industria farmacéutica, la cual requiere básicamente de la realización de las siguientes acciones:

  • apoyar a la Comisión Federal Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) para generar conciencia en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y su nuevo titular sobre la importancia de otorgarle mayor presupuesto para que verdaderamente cumpla sus facultades como autoridad reguladora, ya que esta Comisión se encuentra rebasada en sus necesidades;
  • solicitar se revise la legislación en materia de  ?productos milagro? para avanzar hacia un esquema más honesto y congruente incluyendo una mayor exigencia de responsabilidad de parte de los medios televisivos que transmiten la publicidad engañosa;
  • buscar contrarrestar la tendencia de las distintas instancias del sector salud por privilegiar el costo sobre la calidad en las adquisiciones de medicamento, lo que ha hecho concentrar gran parte de sus compras en genéricos intercambiables. Lo anterior porque la tendencia a eliminar medicamentos innovadores del cuadro básico deja de lado los fundamentos básicos de farmacoeconomía, siendo contraproducente, porque de inicio hay relativo ahorro en el presupuesto de compras, pero el adquirir medicamentos menos efectivos puede implicar un costo mayor a futuro, pues el paciente tendrá que tomar una mayor dosis o no terminará de sanar;
  • trabajar con la autoridad para conseguir reducir verdaderamente el problema de la falsificación de medicamentos, buscando la creación de una Unidad Especializada en Delitos Sanitarios dentro de la Procuraduría General de la República;
  • impulsar una real vinculación entre la autoridad encargada de autorizar los registros sanitarios en la Cofepris para nuevos medicamentos, y el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, para evitar que se den distintos registros sanitarios a una sola patente, toda vez que la empresa titular de la patente debería ser la única que pueda obtener el registro sanitario para comercializar tales medicamentos, y
  • poner en orden el uso de patentes caducas para la fabricación del medicamento genérico. Las empresas consideran de elemental congruencia que la Cofepris solicite los estudios de bioequivalencia que garanticen la fórmula antes de dar autorización al registro sanitario de un medicamento genérico.