Recomendación para contratar un seguro

Recomendación para contratar un seguro

Con la finalidad de que tanto personas morales como físicas estén en posibilidad de resguardar tanto su patrimonio como integridad física, y contar con un respaldo en el caso de sufrir daños o perjuicios sobre sus bienes o personas, el sistema jurídico ofrece una protección: la contratación de un seguro. Dicho seguro puede ser de diversa índole, en razón del bien que se desee proteger. Para ello, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), sugiere que antes de la contratación de un seguro, hacer las siguientes consideraciones:

  • qué es lo que quiere asegurar: ¿bienes materiales (inmuebles o automóviles), vida, patrimonio, enfermedades o padecimientos de salud;
  • contra qué riesgos o eventualidades desea tomar previsiones: ¿muerte, accidentes, incendio, terremoto, etc;
  • si la institución con la que planea contratar el seguro está constituida conforme a las leyes mexicanas y cuenta con la autorización correspondiente para operar como tal;
  • si el agente de seguros cuenta con una certificación vigente, emitida por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas para realizar la actividad;
  • conocer cualquier aspecto que pueda contemplar el contrato de seguro, como la forma de funcionamiento, derechos, obligaciones, costos del plan, moneda en que se manejará el producto o servicio, y procedimiento para su conversión, exclusiones y restricciones aplicables, forma de pago de deducibles, coaseguros y opciones para el pago de la prima, y
  • cuáles son los diferentes planes de seguro ofrecidos en el mercado, las posibilidades de elegir aquél que se adapte a las necesidades, las ventajas y desventajas que cada uno ofrece.