Líderes de exportación

La experiencia de laborar en otro país es muy enriquecedora, pero el ejecutivo debe hacer que la experiencia sea igual de atractiva para su familia
 Se incrementa la tercerización laboral  (Foto: Redacción)

Debido a que gran parte de la innovación empresarial estriba en derrumbar fronteras, cada día se incrementa el número de compañías mexicanas que transfieren directivos a sus filiales extranjeras.

Para Sandra Huertas Bueno, consultora en Movilidad de Empleados de la firma de recursos humanos Mercer: “El futuro de los negocios requiere romper geografías y entrelazar culturas”. Asimismo señala que el 74% de las organizaciones en América Latina incrementarán sus asignaciones internacionales durante 2013.

Ante esta tendencia, los altos mandos requieren estar preparados en cultura de negocios antes de ser reasignados; los programas de entrenamiento intercultural son una excelente herramienta para la formación de líderes globales.

Además de este entrenamiento, debe existir un monitoreo en un periodo de adaptación (al menos de 120 días) con el apoyo de un coach, de preferencia local, con el propósito de que funja como mentor en su introducción al mercado extranjero.

Durante el proceso de adaptación, debe darse especial atención al aspecto familiar, pues de acuerdo con la Encuesta de Políticas y Prácticas de Asignaciones Internacionales de Mercer, 44% de los directivos que regresan antes de tiempo, lo hacen como consecuencia de la falta de integración de sus parejas al nuevo entorno.

Arturo Luján, director global de Levantina TDSM, empresa multinacional española dedicada a la transformación y comercialización de mármoles, señala: “La experiencia de estar en otro país es muy enriquecedora, pero el ejecutivo debe hacer que sea igual de buena para su familia”.

Esto implica un trabajo adicional para el directivo, pues además de adaptarse a su nuevo campo de trabajo, debe preparar el terreno para que su familia tenga las mismas oportunidades de adaptación. Para lograrlo, se sugiere considerar los siguientes consejos:

  • acercarse a las personas. Los trabajadores locales conocen el país y saben qué necesita la compañía para mejorar y también cómo hacerlo
  • aprender y disfrutar la nueva cultura. Se debe ubicar las cosas positivas para que su experiencia sea enriquecedora
  • visitar a muchos clientes. Permite tener una perspectiva de sus necesidades y reforzar una relación estratégica
  • continuar superándose. Debe seguir siendo la misma persona que se forma, crece y desarrolla constantemente, y
  • cuidar a la familia. Debe hacer todo lo posible para que esta oportunidad sea igual de enriquecedora para ellos

Vivir como expatriado puede ser complicado al inicio y volverse más difícil si el ejecutivo o su familia no logran sentirse cómodos, pero para muchos, volver a su país de origen es como regresar a la casa de los padres luego de que se fueron a vivir solos, por lo que para evitar ese sentido de frustración es necesario tener en cuenta todos los puntos y las sugerencias abordados.

Fuente: Revista Expansión, número 1118, del 21 de junio de 2013, correspondiente al especial de “Las 500 empresas más importantes de México”.