Cómo se estructura un Contrato Colectivo de Trabajo

Las cláusulas que debe tener este instrumento están previstas en la legislación laboral
(Foto: iStock)
 (Foto: iStock)  (Foto: Redacción)

Idealmente la celebración de un Contrato Colectivo de Trabajo (CCT) trae para los trabajadores la mejora de sus condiciones laborales, ya que ese es uno de los objetivos de creación de todo sindicato (art. 356, LFT).

Otra de sus bondades es la generación del sentimiento de lealtad entre los trabajadores, debido a que se les confieren beneficios en forma general y no particular.

El patrón tiene que estar consciente de que si un trabajador miembro de un sindicato, le solicita a través de este, la firma de un CCT está obligado a acceder a su petición (art. 357, LFT).

Para tal efecto, es necesario que las partes (sindicato-patrón) tengan pláticas en donde acuerden que se va a plasmar en dicho contrato, a este proceso se le conoce en el medio como “negociación”.

El numeral 391 de la LFT señala que el CCT debe contener lo siguiente:

  • nombres y domicilios de los contratantes
  • empresas y establecimientos que abarque
  • su duración o la expresión de ser por tiempo indeterminado o para obra determinada
  • jornadas de trabajo
  • días de descanso y vacaciones
  • monto de los salarios
  • cláusulas relativas a la capacitación o adiestramiento de los trabajadores en la empresa o establecimientos que comprenda
  • disposiciones sobre la capacitación o adiestramiento inicial que se deba impartir a quienes vayan a ingresar a laborar a la empresa o establecimiento
  • bases sobre la integración y funcionamiento de las Comisiones que deban integrarse de acuerdo con esta LFT, y
  • demás estipulaciones que convengan las partes

Esas cláusulas, según los doctores Hugo Ítalo Morales y Rafael Tena Suck, en su obra Manual de Derecho del Trabajo, se dividen en los siguientes apartados:

  • envoltura: las cláusulas que integran su vigencia, revisión, modificaciones, terminación, ámbito espacial y personal de validez, y
  • elementos:
    • de carácter normativo: es la esencia del contrato, porque son las cláusulas relativas a las condiciones de trabajo, tales como el monto de los salarios, las jornadas de trabajo, descansos, vacaciones y prestaciones
    • obligatorios: son básicamente las cláusulas que permiten el cumplimiento del contrato en sí; esto es las de exclusión por ingreso y separación, así como las bases del reglamento interior de trabajo, y
    • accidentales: son las cláusulas relacionadas a la integración y funcionamiento de las comisiones mixtas de capacitación y adiestramiento, seguridad e higiene, de antigüedad, reparto de utilidades; así como a las normas sociales, culturales y deportivas de la compañía