¿Cómo construir una cultura laboral libre de violencia?

Esta problemática puede aumentar los niveles de rotación, gastos por procesos administrativos e indemnizaciones y dificultad para llenar las vacantes
.
 .  (Foto: Getty)

Todos podemos ser víctimas de violencia laboral en nuestro lugar de trabajo y una de las maneras en las que podemos serlo es el acoso y hostigamiento sexual.  

No obstante, las mujeres jóvenes, económicamente dependientes, solteras o divorciadas y con estatus de inmigrantes son las más vulnerables, a la par de los hombres abiertamente homosexuales, especificó la doctora Leonor Delgadillo Guzmán, autora del libro “Violencia laboral, una realidad incómoda".

La violencia laboral tiene que ver con el poder en las relaciones de trabajo, es decir, “todo acto que una persona, valiéndose de su jerarquía o influencia, explicita, formal o no formal, se vale de ello para inducir en la otra persona a realizar actos que transgredan su integridad y sus derechos”, detalló.

LEE: ACOSO Y HOSTIGAMIENTO LABORAL VIOLENTA A MEXICANAS

Sin embargo, estas actitudes suelen no ser denunciadas, de acuerdo con la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim), por miedo a represalias o falta de confianza en las autoridades y por otra parte, afirmó la académica, por necesidad.

“La necesidad es un elemento muy fuerte que nos orilla de pronto a pasar por alto este tipo de conductas abusivas o violentas por parte del otro; nos damos cuenta, pero es prioritario llevar un ingreso a nuestros hogares, para solventar nuestras necesidades y entonces, ahí, pues nos hacemos resilientes”, agregó Delgadillo.

Pero este fenómeno tiene consecuencias no solo para las víctimas, si no para los trabajadores que le rodean, la productividad de la empresa y la sociedad en general, destacó la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Para el caso específico del funcionamiento empresarial, el organismo detalló que esta problemática puede aumentar los niveles de rotación, gastos por procesos administrativos e indemnizaciones y dificultad para llenar las vacantes en aquellos lugares señalados por problemas de acoso sexual.

De ahí la importancia de impulsar una cultura laboral libre de violencia.

¿Qué pueden hacer los empleadores?

Leonor Delgadillo recomendó a los parones generar acción de atención y sensibilización de los empleados para construir un ambiente de respeto a los derechos de los empleados, entre los que se encuentran:

  • tener protocolos de denuncia, divulgados en el proceso de inducción, en los procesos de evaluación de desempeño y de salida del personal
  • sensibilización a todos los niveles sobre cuáles son las buenas prácticas de trato entre compañeras y compañeros
  • Dar herramientas a todo el personal para que sepan que este tipo de acciones tienen consecuencias de alcance legal, que van más allá del despido del lugar de trabajo.

Aclaró que se pueden implementar estas actividades aun en empresas pequeñas o que no tienen un área de Recursos Humanos tan grande como en los grandes corporativos, a través de:

  • lecturas inducidas de manuales o ligas de acceso público, enviados al personal
  • puntualizar los valores de respeto, confianza y tolerancia
  • monitoreo periódico de las relaciones entre los empleados

Por otra parte, la Conavim señaló la necesidad de creer a una empleada cuando denuncie una agresión.

¿Qué pueden hacer los trabajadores?

A fin de no ofender a sus compañeros, la Conavim recomendó a los trabajadores:

  • no hacer comentarios sobre el cuerpo de una persona si no lo pide
  • en caso de que alguna mujer no quiera salir con una persona determinada, no es necesario insistir
  • no enviar fotos íntimas si la otra persona no lo solicita
  • no tocar a nadie sin su consentimiento
  • no poner excusas ni justificaciones en el comportamiento obsceno de un amigo
  • dejar de usar una posición de poder para que alguien salga o tenga intimidad
  • en caso de enviar mensajes de texto, cartas o correos electrónicos a una persona sin recibir respuesta, o en su defecto han pedido detenerse, no se necesita ninguna explicación, solo se debe dejar de enviar esos mensajes
  • evitar hacer bromas sexistas
  • no decir o usar piropos para socializar
  • abstenerse de asumir que una persona quiere tener relaciones sexuales sin importar lo que haya pasado en el pasado