¿Por qué ser capacitador de Jóvenes Construyendo el Futuro?

En algunos casos quienes reciben este apoyo no cuentan con conocimientos sobre la operación del negocio o del sector en el que este se desenvuelve, lo que podría generar pérdida de recursos
.
 .  (Foto: iStock)

Más allá de la responsabilidad social, ser una empresa inscrita al programa "Jóvenes Construyendo el Futuro" ayuda a promover el desarrollo y a mitigar las amenazas de las organizaciones, además de promover la inclusión financiera.

“Para el país entero, no solo para las empresas, vemos el beneficio de ocupar a gente que hoy es improductiva, incorporar a la población económicamente activa, un beneficio colateral, bancarizarla porque van a recibir el beneficio a través de tarjetas, capacitarlas para que puedan trabajar en la empresa donde reciba la tutoría o pueda estar formada para trabajar en otras empresas, aumentar el nivel de capacitación de la planta laboral en todo México", destacó el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur), José Manuel López Campos.

El gobierno federal anunció la puesta en marcha de Jóvenes Construyendo el futuro, un programa social en el que quienes tengan entre 17 y 29 años que no estudien ni trabajen, tendrán un apoyo de 3,600 pesos mensuales a cambio de estar en una empresa aprendiendo algún tipo de competencia, lo que según las autoridades evitara que este sector se involucre en actividades delictivas.

LEE: DIFERENCIAS ENTRE LA CAPACITACIÓN A TRABAJADOR Y JOVEN DE CONSTRUYENDO EL FUTURO

De acuerdo con los convenios suscritos por la Secretaría del Trabajo, los jóvenes cumplirán una jornada diaria de trabajo en la que adquirirán capacidades y habilidades durante un año, mismas que se les certificarán al terminar este periodo.

Por su parte, las empresas que participen en el programa tendrán la obligación de acompañar al capacitado, ofrecerle herramientas y presentar reportes periódicos a la STPS respecto a los avances de los capacitados.

Al mes de enero más de 1,000 empresas agremiadas a Concanaco Servytur se encuentran inscritas al programa, las cuales pretenden albergar a aproximadamente 5,000 jóvenes alrededor del país.

Su participación como capacitadores podría derivar de una conciencia social y de la necesidad de prevenir mayores índices de inseguridad, problema que, para el 6% de los altos directivos, es uno de los factores que más impacta de manera negativa a los negocios.

Por otro lado, para KPMG el talento es uno de los recursos más codiciados y más importantes para el desarrollo de las organizaciones, de ahí que cualquier esfuerzo encaminado en fomentarlo es beneficioso para ambas partes.

“El que las empresas contribuyan con capacitación a las personas, creo que es algo muy beneficioso para México, entonces estamos convencidos de que es una muy buena iniciativa”, puntualizó el socio líder de industrias y mercado de KPMG en México, Celin Zorrilla.

Además el cofundador de Innovative Marketing & Consultants, Fernando Coronado, agregó que formar parte de estas estrategias puede ser también una manera de encontrar a personal con aptitudes interesantes para la institución.

“Personas que normalmente no estarían en tu radar para seleccionarlo, a través de este esquema tu puedes ver las capacidades que tiene la persona y a lo mejor después de este periodo de aprendizaje que tengan, tu decides si lo quieres tener en tu nómina fija y hacerle una propuesta más atractiva”, expuso.

¿Cuáles son las desventajas?

Principalmente para las Pymes este programa podría representar altos costos, no necesariamente monetarios, sino en tiempo de personal que tendrá que dedicarse a la enseñanza del beneficiario.

“Aunque monetariamente la empresa no lo esté patrocinando, pues en horas hombre al final también termina siendo un gasto”, puntualizó Coronado.

Por otro lado, explicó que en algunos casos quienes reciben este apoyo no cuentan con conocimientos sobre la operación del negocio o del sector en el que este se desenvuelve, lo que podría generar pérdida de recursos.

Además de que en caso de no llevar a cabo una correcta supervisión del joven en cuestión, este podría no estar lo suficientemente comprometido con el proyecto y ocasionar retrasos en los procesos normales de la empresa.

En este sentido el empresario recomendó a quienes deseen ser capacitadores:

  • Dar una capacitación puntual y completa
  • Analizar de manera detallada las áreas en las que el aprendiz puede ser de mayor ayuda
  • Procurar una correcta revisión de su avance
  • Considerar las necesidades de los jóvenes para mantenerlos motivados