Coparmex pide más participación laboral de las mujeres

El gran reto que México tiene por delante se llama empoderamiento económico de las mujeres, estimó el organismo
(Foto: iStock)
 (Foto: iStock)  (Foto: Redacción)

De los poco más de 20 millones de trabajadores asegurados en el IMSS, la participación de la mujer alcanza el 37.6%, esto es, cerca de 7.6 millones de mujeres, por ello la Coparmex pidió por una mayor participación en la vidad económica y laboral de las mujeres.

"Si como país, nos propusiéramos alcanzar una reducción de 50% en la brecha de género respecto a la participación laboral, esta acción generaría $1,100 dólares adicionales al PIB per cápita en 2040. El gran reto que México tiene por delante se llama empoderamiento económico de las mujeres", informó en un comunicado.

Recomendaciones

Para transformar esta realidad, el organismo lanzó las siguientes propuestas:

1. Crear junto a las Secretarías del Trabajo y de Desarrollo Económico, un LABORATORIO DE BUENAS PRÁCTICAS en el que se puedan desarrollar programas para que las empresas afiliadas a COPARMEX contraten a más mujeres y se identifique el efecto positivo transformador en el entorno socio- económico de la empresa y las familias.

2. Propondremos modificaciones a la ley para permitir mayor FLEXIBILIDAD LABORAL en la contratación de las mujeres en condiciones de seguridad y equidad, buscando incidir en un nuevo tejido social.

3. Buscaremos junto con el Congreso de la Ciudad de México, el otorgamiento de incentivos fiscales (por ejemplo reducciones al Impuesto sobre Nóminas) para aquellas empresas que contraten a más mujeres con salarios dignos y competitivos.

4. Dichos incentivos o exenciones fiscales podrán ser dirigidos, entre otras cosas a la creación de lactarios en las instalaciones de las empresas afiliadas a COPARMEX Ciudad de México, con el objetivo de que las madres trabajadoras puedan cumplir con su rol de madres sin dejar de trabajar.

5. Para abonar en la estabilidad laboral de las mujeres, resulta fundamental la permanencia de programas federales como el de las estancias infantiles o los refugios para mujeres violentadas, entre otros, toda vez que dichos espacios son necesarios para asegurar que las mujeres puedan mantener su vida laboral productiva.