Trabajadores de diferentes nacionalidades

En los últimos seis años, el gobierno federal ha otorgado 333,404 permisos para que profesionales extranjeros trabajen en diferentes áreas del país
.
 .  (Foto: iStock)

Conformar equipos de trabajo con talento de diferentes nacionalidades es algo cada vez más común en el mercado laboral mexicano. De hecho, en los últimos seis años el gobierno federal autorizó 333,404 permisos para que profesionales extranjeros trabajen en el país.

Este fenómeno no es ajeno a lo que ocurre en las grandes capitales del mundo. El departamento de migración de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estima que en el mercado laboral global hay 150.3 millones de trabajadores migrantes.

De acuerdo con información proporcionada por el Instituto Nacional de Migración (INM), a través de solicitudes de transparencia, en el sexenio pasado la dependencia de la Secretaría de Gobernación otorgó en promedio 50,000 permisos anuales de residencia temporal por oferta de empleo a trabajadores extranjeros.

El país que más ha importado profesionales a México ha sido Venezuela, con 34,223 permisos de trabajo autorizados. Le siguen España (27,855), Estados Unidos (27,791), China (26,160) y Cuba (24,564). La lista de las principales naciones de destino de las solicitudes de autorizaciones del INM por este rubro la completan Colombia, Argentina, Japón, Brasil y Francia.

En total, el gobierno federal ha otorgado en los últimos años permisos de trabajo a personas de 168 países del mundo.

Fenómeno en aumento

Si en tu trabajo tienes un jefe o un compañero de otra nacionalidad, no debes sorprenderte, esto será cada vez más frecuente con la apertura de los mercados. La convivencia de diversas nacionalidades es parte de la transformación del mundo del laboral.

Los equipos multiculturales ayudan a las empresas a ser más competitivas y a adecuarse al mercado. Un extranjero aporta conocimientos de otro entorno de negocio.

“Normalmente cuando se contrata a un extranjero suele ser porque tiene un conocimiento difícil de encontrar en el mercado local, pero obviamente las empresas valoran muchísimo traer gente que no sólo tenga el conocimiento del sector o de la unidad de negocios, sino que también tengan competencias culturales que puedan enriquecer al resto del equipo”, asegura Antonio Catena, director general en México de Ackermann International.

Integrar un equipo de trabajo multicultural tiene varios beneficios para las empresas y organizaciones, como enriquecer los procesos productivos o la cultura organizacional.

"Los extranjeros siempre fortalecen al equipo de trabajo. Los procedimientos o procesos que cada persona trae suman para mejorar los procedimientos locales”, dice Mario Torres, director general de Crown World Mobility México.

Comunicación, clave en la integración

En la mayoría de los casos, los extranjeros influyen positivamente en el clima laboral, es poco común que exista un impacto negativo en la organización, aunque puede ocurrir que el talento local lo perciba como un rival.

Esa mala percepción puede derivar de pensar que el profesional de otro país llega a robar oportunidades de crecimiento. Sin embargo, la empresa juega un papel muy importante en evitar que los colaboradores nacionales tengan esta mala imagen y para ello la comunicación es clave.

“Muchas veces el talento local no encuentra que el extranjero llega a aportar. Hay que trabajar el mensaje interno, la comunicación interna en la compañía, para explicarle a los colaboradores locales el porqué se incorpora un extranjero, que llega a sumar y no a restar”, puntualiza Catena.

Por otra parte, Torres agrega que las organizaciones tienen que ser muy detalladas en la comunicación.

“Informar quién llega, de dónde viene, para qué llega, cuál es su nueva posición, qué es lo que va a realizar, cuál es el objetivo que seguirán como equipo. Todo esto sirve para desaparecer la incertidumbre y que todos estén tranquilos”, detalla.

La integración de equipos multinacionales es una apuesta de todas las empresas globales, incluso algunas compañías familiares con esquemas paternalistas comienzan a buscar talento extranjero que ayude a la innovación del negocio, según la experiencia de Ackerman.

Antes de dar este paso, dice Antonio Catena, es importante que las empresas consideren que el talento extranjero puede significar una mayor inversión, en algunas ocasiones porque no dominan el idioma del país de destino y eso es fundamental para tener una buena comunicación con los colaboradores locales.

“La recomendación siempre es evaluar si la persona tiene la capacidad e integración y adaptabilidad para ir a otro país, porque nada te asegura que sea un buen jefe en otro país”, comenta Mario Torres.

*Con información de Factor Capital Humano