Bajan cortina para Jóvenes Construyendo el Futuro

El programa de la STPS no seguirá vinculando aprendices durante el resto del año porque se reservarán espacios para becarios indígenas de zonas rurales
Las empresas que más incurren en la práctica de obligar a los empleados a firmar documentos en blanco para renunciar a derechos son las menos reguladas
 Las empresas que más incurren en la práctica de obligar a los empleados a firmar documentos en blanco para renunciar a derechos son las menos reguladas  (Foto: iStock)

“Estimado joven. Hemos concluido con el proceso de inscripción al Programa Jóvenes Construyendo el Futuro en 2019, te agradecemos mucho tus ganas de participar. El próximo año podrás vincularte en el centro de trabajo que más te guste”, ese fue un mensaje que apareció en días recientes en algunas pantallas de interesados en ingresar al programa.

La razón: Jóvenes Construyendo el Futuro bajó la cortina para nuevos becarios, al menos en lo que resta de 2019. La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) confirmó lo anterior este martes, al informar que el programa se frenó en 900,000 aprendices de todas las entidades federativas vinculados, además de que se dará espacio a 100,000  jóvenes indígenas de zonas rurales que serán inscritos por otras vías.

Para esto, el 28 de junio la STPS modificó los lineamientos del programa, para facultar a los “servidores de la nación” –brigadistas que apoyan en la implementación de programas de Desarrollo– para inscribir a aprendices de Jóvenes Construyendo el Futuro. Estos funcionarios, serán los encargados de llegar a los jóvenes indígenas de zonas rurales, a los cuales se les dificulta acceder a internet.

Lo anterior significa que la plataforma no aceptará a nuevos aprendices de zonas urbanas, al menos en los siguientes cinco meses. Pero, no afecta a los que ya se encuentran en capacitación en un centro de trabajo, quienes seguirán recibiendo su beca y seguro médico hasta completar su programa.

La única repercusión para los aprendices ya vinculados es en el tiempo para cambiar de centro de trabajo. “Para lo que resta del 2019, los jóvenes que ya se encuentran vinculados y deseen realizar su cambio a otro centro de trabajo, tendrán únicamente tres días, a partir de que se dan de baja, para solicitar otra vacante. En caso de no realizarlo en dicho tiempo, será hasta 2020 que puedan hacerlo”, aclara la STPS.

De esta manera, el programa de capacitación para jóvenes que no estudian ni trabajan llegará a la meta de 1 millón de aprendices vinculados que se trazó el gobierno a principios de año.

Los 100,000 jóvenes indígenas de zonas rurales no han sido contemplados aún en la plataforma de transparencia del programa, la cual se mantiene en 900,000 vinculados, con corte al 6 de agosto. De acuerdo con los datos disponibles,cinco estados de la república –tres de ellos del sureste– concentran al 52% de los becarios, entre Chiapas, Tabasco, Veracruz, Estado de México y Guerrero suman 467,216 jóvenes.

La vinculación de jóvenes al programa continuará el siguiente año y con ello, también una estrategia de la STPS para mejorar la empleabilidad de los becarios en los centros de trabajo donde se capacitan.

Con información de Factor Capital Humano