Coneval evaluará el desempeño de Jóvenes Construyendo del Futuro

A principios del 2020 el programa insignia del gobierno será sometido a revisión para medir su impacto social y definir las acciones para mejorarlo
..
 ..  (Foto: El Economista)

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) trabaja con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) para realizar una evaluación del desempeño del programa Jóvenes Construyendo el Futuro, informó Luisa María Alcalde Luján.

En entrevista, la titular de la STPS explicó que ese ejercicio podría realizarse durante los primeros meses de 2020, cuando comiencen a certificarse los primeros jóvenes que concluyan el año de capacitación.

Dijo que funcionarios de la dependencia a su cargo llevan meses trabajando con personal de Coneval para desarrollar el mecanismo idóneo para evaluar el programa y así saber su impacto y, en su caso, tener la posibilidad de hacer las mejoras a las que haya lugar, con base en conocimiento.

Sobre las preocupaciones que hay en la academia en el sentido de que el programa tiene cierto déficit de información que permita analizar su avance, dijo que siempre hay oportunidad de mejorar.

“Nosotros estamos muy abiertos a platicar con la academia y con los diferentes sectores para ir perfeccionándolo. Es un programa nuevo que no sólo no lo había en México, sino que no lo había en el mundo y tiene sus retos”, dijo la secretaria del Trabajo.

Expuso que la dependencia está abierta a ofrecer la información que tiene para que se hagan análisis, seguimiento y estudios del programa, desde la academia o desde cualquier ámbito ciudadano.

El programa, considerado uno de los más importantes del gobierno federal, comenzó a implementarse el 10 de enero de 2019 cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador entregó, en Tlalnepantla, Estado de México, las tarjetas mediante las cuales los primeros beneficiados comenzaron a disponer (a partir del 21 de enero) de los 3,600 pesos mensuales que les dan como apoyo.

Ese instrumento de política pública tiene como objetivo apoyar durante 12 meses a jóvenes entre 18 y 29 años que no estudian ni trabajan para que puedan capacitarse y así desarrollar habilidades que les permitan insertarse al mercado laboral.

De acuerdo con sus lineamientos, en México 22% de la población joven no estudia ni trabaja y es una cantidad superior al promedio de 15% de los países de la OCDE.

El objetivo es que para el primer año se beneficie a un millón de personas, lo cual se espera cumplir en octubre. Para 2021, el objetivo es haber beneficiado a 2.3 millones de personas.

La funcionaria dijo que cuando se llegue a esa meta se hará un estudio a fondo de su impacto y se analizará si es necesario continuarlo, en función de las necesidades poblacionales.

Luisa María Alcalde Luján destacó el trabajo de las empresas en el éxito del programa, incluso cuando algunas, que representan una cantidad mínima respecto del universo de participantes, no han estado a la altura del programa y han incurrido en ilegalidades.

Concretamente citó el caso de dos empresas en Morelos que pedían a los jóvenes que les dieran parte de la ayuda a la que accedían incorporándose al programa. Esas factorías, dijo, ya fueron separadas del programa y se interpusieron las denuncias para que se haga la investigación correspondiente y sean sancionadas conforme a derecho. Hasta el momento se han sumado al programa 150,000 empresas.

Alcalde Luján dijo que ese instrumento de política pública cuenta con instrumentos para detectar ese tipo de irregularidades. Concretamente hay “monitores mentores” que se encargan de hacer recorridos con el fin de verificar que tanto empresas como jóvenes beneficiados cumplan con los lineamientos del programa.

Trabajan para ofrecer opciones

Alcalde Luján informó que la Secretaría del Trabajo analiza, junto con la Secretaría de Salud, la posibilidad de armar un programa piloto dentro de Jóvenes Construyendo el Futuro, con el fin de beneficiar a mujeres que no estudian ni trabajan y están en el rango de edad del programa pero que cumplen con tareas de cuidados (de enfermos, menores o ancianos, por ejemplo) con el fin de que puedan ser elegibles.

Explicó que se pretende que además del apoyo económico, tengan acceso a capacitarse, con el fin de que también se les ayude a insertarse al mercado laboral.

Detalló que se trabaja en un diseño de un plan para el llamado mes 13, para ver de qué manera se les va a apoyar a los jóvenes que concluyan su capacitación, si es que no tienen una oportunidad en una empresa que los emplee, con el fin de que no vuelvan a formar parte de la población joven que no estudia ni trabaja.

Dijo que se analizan escenarios con jóvenes que quieren regresar a la escuela para continuar con sus estudios y con personas que quieren emprender un negocio.

Con información de Factor Capital Humano