OCDE destaca la integración a la fuerza laboral de migrantes

Reconocen los programas en las ciudades fronterizas de la anterior y la actual administración
.
 .  (Foto: Cuarto Oscuro)

México ha tenido que desarrollar políticas de corto plazo para absorber la llegada de los migrantes latinoamericanos al país, resultado de las caravanas que pretendían cruzar en masa el territorio en su paso hacia Estados Unidos y la entrada de deportados centroamericanos que ha realizado de manera unilateral la primera economía, advirtió la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En el documento de la OCDE, sobre el Panorama de Migración Internacional 2019, los expertos de la organización relatan que desde octubre del 2018 y hasta febrero de este año (que es el corte para el análisis del documento) se ha desarrollado una serie de programas en el país que motivaron la integración de unos 700 migrantes a la fuerza laboral en Baja California y Ciudad de México.

Son programas que también motivaron la entrega de 13,270 credenciales que los autorizan para viajar por todo el país durante un año, y que les facilitan obtener una Cédula Única de Registro de Población para extranjeros, que les permite aprovechar oportunidades de empleo, acceso a servicios médicos públicos y de educación para sus hijos.

Detallan la llegada de las caravanas de migrantes centroamericanos a México desde el 26 de octubre del año pasado y cómo motivaron la intervención del gobierno para incentivarlos a quedarse en primera instancia en Chiapas y Oaxaca.

Refieren que, el 26 de octubre del 2018, el gobierno mexicano saliente anunció la implementación del programa Estás en Casa, donde se invitaba a los migrantes que llegaron a las citadas entidades a inscribirse al programa de empleo temporal, disponible sólo para los extranjeros que comprobaran su intención de residir en las dos entidades. Consistía en emplearlos en reparación, mantenimiento y limpieza de la infraestructura social, de caminos y edificios públicos.

Para tener acceso al programa, el migrante debía aplicar una solicitud de reconocimiento del estatus de refugiado ante el personal del Instituto Nacional de Migración, o bien, ante la Comisión de Refugiados Mexicanos, lo que les permitía obtener un registro temporal de población para extranjeros.

Apoyo para trabajo formal

Semanas después, las autoridades de Gobernación y de la Secretaría del Trabajo, en coordinación con miembros de la comunidad de negocios local, arrancaron un plan para facilitar la transición para regularizar la estancia de centroamericanos en México, continúa la referencia.

Ambos planes favorecieron que unos 700 migrantes encontraran trabajo formal en el país en los sectores de manufacturas y servicios.

Detalla que para enero de este año el gobierno en turno de México activó un plan de cuidado para la caravana migrante, adoptado por múltiples agencias federales, que garantiza acceso inmediato a la atención médica, asegura alimentos, agua e información a la entrada al país.

Con información de El Economista.