Qué hay que evitar decirles a los trabajadores

Es positivo adoptar medidas para motivar a los equipos de trabajo de una empresa para lograr los objetivos, pero cuando estas implican una falta de respeto, son injustificadas
.
 .  (Foto: iStock)


Indudablemente muchas son las áreas que son representativas dentro de cualquier empresa –finanzas, mercadotecnia, recursos humanos, compras, operaciones, manufactura, ventas, etc.-.

 LEE: EL PROGRAMA DE TRABAJO DECENTE

La oficina o dirección de ventas es aquella encargada de realizar, gestionar y movilizar el inventario de bienes o servicios a sus diferentes clientes y distribuidores, y por la cual la compañía obtiene su fuente principal de ingresos, con los que puede llevar a cabo su ciclo operativo y dar cumplimiento a las diversas obligaciones contraídas por la misma.

No obstante, he podido observar en diferentes equipos de ventas el uso de palabras y acciones violentas como esquema principal de motivación para el cierre exitoso de la venta.

Al escuchar a los responsables de esas áreas gritar, maldecir, insultar, etc. a sus gerentes, incluso a los subordinados; me ha generado una serie de preguntas, tales como:

  • ¿realmente esta persona cree que gritando e insultando a su equipo se logra la venta perfecta?
  • ¿es necesario este tipo de palabras para que el equipo venda?
  • ¿verdaderamente el equipo de ventas actúa motivado e ilusionado para cerrar cualquier venta?, y
  • ¿a qué grado puede ser la presión y estrés a la que están expuestos los responsables de ventas, para que a su equipo lo traten de manera grosera y violenta?, entre otras

Cualquiera que sea la respuesta a estas preguntas y, que lleve a actuar a los encargados de ventas de manera humillante e irrespetuosa, no creo que exista ninguna razón justificada a este tipo de actuaciones.

La persona que lidera el equipo de ventas de cualquier organización debe contar con herramientas que le permitan gestionar de manera creativa, innovadora y humana a los colaboradores que lo integran para el logro de los objetivos marcados.

En mi práctica he podido trabajar con múltiples equipos de trabajo, incluyendo a los de ventas por supuesto; encontrando en todos ellos un factor común: el “respeto y crecimiento”, tanto individual como grupal.

Es por ello, que mi propósito es alentar a las mejores prácticas de gestión de personas y de equipos de trabajo, en coordinación al logro de objetivos personales y corporativos; por lo que, desestimo imperativamente el uso de actos y palabras violentas para la consecución de metas empresariales.

A continuación, podrán ver de manera clara lo que no se debe hacer con los subordinados.

Para profundizar sobre este tópico se recomienda consultar la edición 449 de fecha de portada 30 de septiembre de 2019, la cual está disponibles en Sanborns en toda la república Mexicana y VIPS en la CDMX y zona conurbana.