Cae optimismo en generación de plazas laborales

Con la tendencia, no llegaría ni a 400,000 plazas al cierre del año, pronostican expertos consultados por el Banco de México
La inclusión y la diversidad en los centros de trabajo son elementos necesarios para el desarrollo del país.
 La inclusión y la diversidad en los centros de trabajo son elementos necesarios para el desarrollo del país.  (Foto: Cuarto Oscuro)

El optimismo sobre la generación de empleo formal para este año va en picada. Por 11 meses al hilo, en septiembre la media de los pronósticos de los especialistas en economía que consulta cada mes el Banco de México (Banxico) se redujo, en esta ocasión a 406,000 nuevos empleos para el cierre del 2019, desde los 419,000 que se pronosticaban en agosto.

Con esa clara tendencia de caída, especialistas, empleadores y analistas consultados coinciden en que el 2019 quedará, de hecho, por debajo de 400,000 plazas laborales.

De acuerdo con José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, las proyecciones que estiman una generación de empleo de 406,000 plazas laborales para este año “aún son optimistas”, si se considera que, por motivos estacionales, en el mes de diciembre en promedio se pierden hasta 200,000 puestos de trabajo; ello significa que no llegaremos a 400,000 empleos.

Sostuvo que hay múltiples factores que inciden en la baja generación de empleo para el 2019: “Las condiciones de la desaceleración económica que prevalecen en México indican que el empleo formal va a seguir perdiendo fuerza; entre enero y agosto de este año se han creado alrededor de 360,000 empleos, en ese sentido pareciera alcanzable el pronóstico de 400,000, pero en diciembre se perderán alrededor de 200,000 empleos, lo que hace evidente que bajarán todavía más los pronósticos”.

Armando Leñero, presidente del Centro de Estudios para el Empleo Formal, comentó que el dinamismo del mercado laboral se ha reducido, en gran medida porque no hay inversión ni crecimiento en la economía que incentiven la generación de empleo; “por ahora sólo hay rotación laboral, no creación de puestos de trabajo”, expresó.

Sostuvo que los sectores que por ahora contratan personal son sobre todo los sectores de servicios, administrativos, algunos técnicos y ventas, pero “aquellos sectores que mueven muchos empleos como la manufactura o la construcción están a la baja, no hay optimismo en el crecimiento de empleo, y esperamos que haya un cierre por debajo de 400,000”, indicó Leñero.

Con respecto a la posibilidad de una recuperación en el empleo para el 2020, De la Cruz dijo que “no se esperan cambios” y cuestionó “¿porqué tendría que ser distinto si el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación no pretende importantes inversiones públicas? En ese sentido, el mercado laboral mantendrá un bajo desempeño”.

“El gasto de gobierno para el año que entra trae un recorte de 5.4% en inversión física; es decir, no se está previendo que el gobierno sea motor de crecimiento y, bajo estas consideraciones, las empresas están haciendo, considerando también el otro tema que es el T-MEC y lo que implica para el comercio exterior, que estará con cierto grado de incertidumbre, además de la desaceleración internacional; por eso las condiciones del 2020 no van a diferir mucho de las de este año”, expuso.

Aun si se concretara el pronóstico de 406,000 nuevos empleos este año de los analistas encuestados por el Banxico —cifra 40% inferior a la que se pronosticaba en septiembre del año pasado—, este año sería el más débil en generación de empleo formal desde el 2009, aunque con mucha distancia, pues en ese lapso no sólo no se generaron, sino que se perdieron 171,173 plazas de trabajo.

Año complicado

Al mes de agosto, el número de trabajadores formales registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) creció 1.8% en términos anuales, a 20 millones 422,010 personas, el avance más débil desde febrero del 2010, cuando el stock de empleo formal creció 1.3 por ciento.

Durante el octavo mes del año, se profundizó la pérdida de ritmo en la generación de empleo formal y la variable hiló 13 meses en desaceleración.

El pico más reciente en el ritmo en la creación de empleo formal se alcanzó en julio del 2018, cuando el crecimiento fue de 4.1 por ciento. Después de esa fecha, el avance se ha desacelerado consistentemente cada mes de forma ininterrumpida.

De manera acumulada, a agosto se han generado 342,645 empleos, cifra 47% inferior a la observada durante los ocho primeros meses del año pasado. El 2019 transcurre como el año con la generación de empleo formal más débil desde el 2009, aunque con una dinámica muy superior a la de aquel año, en el que se perdían 259,274 empleos al mes de agosto.

Desde otra arista, durante los primeros nueve meses del primer año del gobierno de Andrés Manuel López Obrador (diciembre del 2018 a agosto del 2019), se han perdido 35,916 empleos, pues al asumir la presidencia el número de trabajadores dados de alta ante el IMSS era de 20 millones 457,926 personas.

Por motivos estacionales, en diciembre se perdieron 378,561 empleos, una de las mayores pérdidas decembrinas de los últimos años, de modo que lo generado de enero a agosto aún no es suficiente para reponer las bajas de ese mes.

Con información de El Economista